Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia y Alemania estudian la Unión Europea de dos velocidades

Merkel y Sarkozy llevan semanas negociando una UE más pequeña e integrada

Nicolas Sarkozy y Angela Merkel llevan semanas estudiando la posibilidad de rediseñar la Unión Europea y crear una zona euro más pequeña e integrada. "Ha habido distintas conversaciones sobre estos temas en los últimos meses" según han informado a Reuters fuentes diplomáticas de la Unión Europea.
"Tenemos que ser cautos, pero lo cierto es que debemos establecer la lista exacta de aquellos que quieren y no quieren estar en el euro, y aquellos que simplemente no pueden estar», señala la misma fuente a Reuters, "sería el fin de la Europa que conocemos, no es sólo una división entre economías de dos velocidades".
La canciller alemana, Angela Merkel, ha reconocido que la situación en Europa era tan desagradable que ha llegado el momento de un cambio, y ha hecho un llamamiento a modificar el Tratado de la Unión Europea.
Merkel ha dicho en un discurso que las declaraciones de buenas intenciones ya no son suficientes y que son necesarias reformas estructurales genuinas que puedan ser supervisadas.
La canciller ha añadido que las reformas se necesitan rápido porque el resto del mundo no va a esperar a Europa.
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ya defendió el pasado martes la idea de una Europa a dos velocidades, federal para los 17 países que actualmente integran la zona euro y confederal al nivel de los 27 miembros de la Unión Europea.
Durante un debate con estudiantes en Estrasburgo explicó que "ahora somos 27. Hará falta, está claro, que nos abramos a corto plazo a los Balcanes. Seremos 32, 33 o 34. Nadie piensa que el federalismo, la integración total, es posible a 33, 34 o 35 países", ha explicado. Pero "no habrá moneda única sin un aumento de la integración económica y de la convergencia y es hacia lo que vamos", ha añadido.
"Claramente, habrá dos velocidades europeas: una velocidad hacia una mayor integración en la zona euro y una velocidad más confederal en la Unión Europea", ha ilustrado Sarkozy.