Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lubitz podría haber somatizado sus problemas psicológicos

¿Qué problemas de salud tenía el copiloto Andreas Lubitz? El diario Die Welt publica que en su casa han encontrado evidencias de que tenía una enfermedad psicosomática. Es decir, sus problemas mentales podían haber provocado una enfermedad física. Y ¿cuál era esa enfermedad? El New York Times asegura que Lubitz buscó tratamiento para un problema de visión. Eso podría despejar una incógnita: qué vino a hacer el copiloto a este hospital hace tres semanas. El hospital sólo ha dicho que no fue para tratar su otro problema de salud: la depresión. Sobre ese trastorno también hay novedades hoy. Die Welt asegura que en su casa han encontrado muchos medicamentos para enfermedades mentales y notas personales en las que hablaba de un gran sentimiento de estrés. Lubitz estaba preocupado por perder el trabajo. El día del siniestro tenía que estar de baja, pero él rompió la baja y fue a volar. Volar se le daba muy bien. Un comandante cuenta hoy al diario Bild que él le dejaba sólo porque Lubitz tenía el avión bajo control. Asegura que el joven le dijo que pronto sería comandante. Esa ilusión la confirma un nuevo testimonio que publica hoy el diario Bild, el de una azafata de 26 años que asegura haber sido su amante el año pasado. La chica dice que Lubitz "se dio cuenta de que sus problemas de salud hacían imposible que se cumpliera su gran sueño de ser comandante y de volar distancias largas". La azafata recuerda otra frase clave del copiloto: "Un día haré algo que cambiará todo el sistema. Todos conocerán mi nombre y me recordarán". Esa frase apunta a una tendencia narcisista que los expertos ven probable. La ex amante asegura que dejó a Lubitz por sus problemas psicológicos. Él siguió con su otra relación, una novia con la que llevaba siete años, pero hace poco también rompieron. La hipótesis más probable parece ahora que esa ruptura y el miedo a fracasar en su carrera estén detrás de la tragedia.