Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ámsterdam propone un fondo para contrarrestar la prohibición de Trump de financiar el aborto en el extranjero

La ministra de Comercio Exterior y Cooperación al Desarrollo de Países Bajos, Lilianne Ploumen, ha propuesto este miércoles crear un fondo internacional que sirva como contrapeso a la recién aprobada prohibición, por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de financiar organismos en el extranjero que recurran o asesoren sobre interrupción voluntaria del embarazo.
El Ministerio neerlandés de Asuntos Exteriores ha señalado que Ploumen está "profundamente decepcionada" con la decisión de Trump de recuperar una ley que prohíbe a organismos fuera de Estados Unidos utilizar financiación del Gobierno federal para fomentar abortos.
La denominada 'Global Gag Rule' o Política de Ciudad de México --donde fue anunciada, en 1984, por el presidente Ronald Reagan-- estipula que toda ONG que reciba financiación federal no puede promover ni ejecutar abortos en el exterior.
El pasado lunes Trump recuperó esta norma, por lo que canceló más de 500 millones de euros destinados a organismos de hasta 40 países que realizan labores sobre planificación familiar y aborto seguro, principalmente en países en vías de desarrollo.
Ploumen ha asegurado que esta política tendrá duras consecuencias. "Prohibir el aborto no hará que se aborte menos", ha explicado, según declaraciones recogidas por el diario neerlandés 'De Volskrant'.
La ministra ha asegurado que esto sólo provocará que se practique de forma más irresponsable y que se eleve aún más la tasa de mortalidad en madres, sobre todo en países donde las mujeres tienen poco o nulo acceso a educación sexual y anticonceptivos.
Con esta medida, Ploumen busca que las mujeres "puedan seguir siendo dueñas de sus cuerpos" y que no se echen por tierra los resultados obtenidos durante los últimos años en materia de prevención de embarazos no deseados.