Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía Internacional critica al Gobierno kurdo por retener a una mujer yazidí

Amnistía Internacional (AI) ha pedido al Gobierno Regional del Kurdistán iraquí que ponga fin a la detención de una mujer yazidí que estuvo cautiva por el Estado Islámico y que ahora se encuentra retenida por las autoridades kurdas en lo que la organización ha calificado de detención "vergonzosa y arbitraria".
Bassema Darwish, de 34 años y madre de tres hijos, fue secuestrada por Estado Islámico en 2014 junto a su marido y a otros 33 familiares y ha sido acusada por los kurdos de haber actuado con complicidad hacia el grupo terrorista, en unos enfrentamientos en los que murieron tres miembros de las fuerzas peshmerga.
"Las mujeres yazidíes secuestradas por Estado Islámico han sufrido abusos realmente terribles, entre ellos violación y esclavitud sexual. En el caso de Bassema Darwish, la liberación del cautiverio del Estado Islámico no fue el final de sus malos tratos", ha comentado el director de Amnistía Internacional para Oriente Próximo y el Norte de África, Philip Luther.
"Las autoridades deben garantizar que recibe asistencia médica y psicosocial, así como terapia, para ayudarla a superar su terrible experiencia en cautividad", ha añadido Luther, que además ha acusado a las autoridades kurdas de tener retenida a Darwish sin haber presentado cargos contra ella.
AI ha recordado que las yazidíes secuestradas por el Estado Islámico son tratadas como esclavas sexuales, violadas, asesinadas o torturadas. Además, algunas han sido obligadas a presenciar las ejecuciones de sus familiares varones y han sido separadas de sus hijos.
"Es vergonzoso que el Gobierno Regional del Kurdistán, que ha condenado sistemáticamente las atrocidades del Estado Islámico contra la comunidad yazidí, tenga recluida a una superviviente de estos abusos por cargos de terrorismo y le niegue sus derechos legales básicos", ha comentado Luther.
Por su parte, el jefe de investigaciones de la Dirección Antiterrorista kurda, ha asegurado que Darwish engañó a las fuerzas peshmerga que fueron a liberarla al decir que la casa en la que se encontraba estaba vacía, cuando en realidad había varios combatientes del Estado Islámico que acabaron matando a tres peshmerga.
Además, el jefe de investigaciones ha defendido la idea de que Darwish se ha radicalizado y que se encuentra arrestada por haber mentido deliberadamente a las fuerzas peshmerga y que era responsable de las muertes. También ha comentado que su caso ha sido remitido a un tribunal pero que no se ha fijado la fecha del proceso.