Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amanda Knox ya es libre

La joven regresará este martes a Seattle tras ser puesta en libertad

Desde esta medianoche Amanda Knox es libre. Pocos minutos después de conocerse el veredicto del tribunal de apelación de Perugia la joven abandonaba la cárcel. La estadounidense, de 24 años, y su novio italiano han sido absueltos del crimen del que fueron acusados en 2007 y por el que fueron condenados a 26 años de cárcel. La decisión ha despertado reacciones contrapuestas, con gritos de "vergüenza" a las puertas del juzgado y satisfacción entre los abogados y familiares de los dos jóvenes. Ahora queda esperar si la familia de la víctima presenta una apelación en el Tribunal Supremo.
En un coche negro y con el semblante serio Amanda Knox abandonaba la cárcel de Perugia donde ha pasado los últimos cuatro años de su vida. Noventa minutos después de conocerse el veredicto del tribunal la joven quedaba en libertad.
Su abogado, Rocco Girlanda, ha informado a los medios de que ella y su familia se irán de Italia el martes en un avión de línea comercial desde Roma. La joven pasará esta noche en el país a la espera de que resuelva trámites burocráticos como el hecho de que su pasaporte caducó mientras ella estaba en la cárcel.
Al abandonar la prisión, Amanda ha expresado su deseo de "ir a casa, reconectarse con su familia, retomar su vida y volver a ser feliz", según la secretaria general de la fundación Corrado Maria Daclon, que ha apoyado a la joven en todo el proceso, y acompañaba a Amanda en el coche en el que abandonó la prisión.
Falta de pruebas concluyentes
El tribunal de apelación de Perugia ha absuelto a Knox y a Sollecito de matar a la joven Meredith Kercher en el año 2007, pese a que otra corte había impuesto sobre ellos penas de 26 y 25 años, respectivamente. El juez finalmente ha determinado que no hay pruebas concluyentes que los vinculen con el crimen y únicamente ha condenado a Knox a tres años de cárcel y al pago de 22.000 euros por acusar del crimen al camarero Patricio Lumumba.

"Vergüenza", "bastardos" o "vendidos" han sido algunos de los gritos que han podido escucharse en cuanto se conoció la esperada sentencia, que fue recibida por Knox con lágrimas. Más de mil personas se habían reunido en la zona, donde también se desplegó una fuerte presencia policial.

La hermana de Knox ha dicho, en declaraciones recogidas por la prensa local, que la absolución pone fin a una "pesadilla", mientras que la defensa de Sollecito también se ha felicitado por la sentencia, porque "era la que se esperaba".
La familia de Kercher, sorprendidos

La familia de Meredith Kercher, por su parte, se ha mostrado sorprendida por la sentencia: "Respetamos la decisión del juez pero no comprendemos como es posible modificar completamente la decisión".