Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Altos cargos rusos celebraron la victoria de Trump como un triunfo geopolítico para Moscú

Varios altos cargos del Kremlin celebraron la victoria de Donald Trump sobre Hillary Clinton en las elecciones del pasado mes de noviembre en Estados Unidos como un triunfo geopolítico para Moscú, según revelan comunicaciones interceptadas por los servicios de Inteligencia norteamericanos y recogidas por el 'Washington Post'.
Esta información se suma al patrón de acusaciones vertidas desde los servicios de Inteligencia contra Rusia por interferir supuestamente en el proceso electoral de Estados Unidos y contra el presidente electo Trump por servir a los intereses del dirigente ruso Vladimir Putin.
Dichas acusaciones forman parte de un documento clasificado de medio centenar de páginas que se encuentra en manos del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y será entregado este mismo viernes a Trump a través del director de Inteligencia Nacional, James Clapper, y el director de la CIA, John Brennan.
Aunque las declaraciones de estos altos cargos rusos no constituyen una prueba fehaciente de interferencia electoral, los servicios de Inteligencia las consideran como un indicio más de que Moscú prefería el triunfo de Trump por encima de Clinton. En ellas, sin embargo, estos oficiales declaran su sorpresa por el triunfo del magnate.
"Estaban tan asombrados como el resto del mundo", según ha declarado una fuente de Inteligencia bajo condición de anonimato al diario norteamericano.