Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salé dimite como presidente de Yemen y cede el poder

Por la situación de inestabilidad que atraviesa el país

El presidente de Yemen, Alí Abdulá Salé, ha firmado este miércoles el acuerdo propuesto por el Consejo de Cooperación del Golfo que le obliga a dimitir y a ceder el poder para poner fin a la situación de inestabilidad que atraviesa el país desde que comenzaron las protestas antigubernamentales.
La televisión pública saudí ha emitido en directo las imágenes del acto celebrado en Riad en el que Salé ha suscrito el acuerdo en presencia del rey Abdulá de Arabia Saudí y de Nayef, el príncipe heredero. Posteriormente, han hecho lo propio varios miembros de la oposición yemení.
Salé, que lleva 33 años en el poder, había asegurado en tres ocasiones anteriores que estaba dispuesto a firmar el plan de transición promovido por el CCG pero siempre se echaba atrás en el último momento.
Pero el enviado de la ONU a Yemen, Jamal Benomar, ha conseguido finalmente, con la ayuda de diplomáticos estadounidenses y europeos, idear la forma de garantizar la aplicación del plan para el traspaso del poder.
En virtud de la iniciativa del CCG, Salé cederá todas sus competencias a su 'número dos', Abd Rabbu Mansur Hadi, que formará un nuevo gobierno con la oposición y convocará elecciones presidenciales anticipadas en un plazo de tres meses.
El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha declarado a los medios de comunicación este miércoles en Nueva York que el presidente yemení le dijo el martes por teléfono que en cuanto firmase el acuerdo viajaría esa ciudad para recibir tratamiento médico.
El presidente yemení resultó herido el pasado 3 de junio en el atentado contra el palacio presidencial de Saná, que provocó la muerte de varios de sus escoltas y dejó heridos a varios miembros de su Gobierno.