Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tsipras dice que Grecia no hará concesiones

Alexis Tsipras en un momento de su intervención en el parlamento griegoInternacional

El primer ministro griego Alexis Tsipras ha subrayado este martes que su Gobierno no tiene prisas por llegar a un acuerdo con la zona euro a costa de abandonar sus promesas electorales de poner fin a la austeridad y ha afirmado que no haría concesiones. El presidente del Ejecutivo también se ha desmarcado de sus antecesores al proponer al exministro conservador Prokopis Pavlopoulos como candidato a la presidencia del país, en un intento por garantizar el máximo consenso en el Parlamento.

"Ha habido una costumbre de que los gobiernos recientemente electos actúen distinto a sus promesas preelectorales. Lo repito, estamos pensando en implementar en efecto nuestras promesas de un cambio", dijo ante el Parlamento.
Tsipras también acusó al ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schaeuble, de perder la compostura el lunes, cuando el ministro germano lamentó que los griegos hubieran elegido un Gobierno que actuaba de forma irresponsable.
Propone un presidente de la oposición
Tsipras, ha propuesto al exministro conservador Prokopis Pavlopoulos como candidato a la presidencia del país, en un intento por garantizar el máximo consenso en el Parlamento.
La falta de acuerdo parlamentario en la elección del presidente fue precisamente el desencadenante de la convocatoria de elecciones anticipadas. En diciembre, el Ejecutivo de Antonis Samaras no logró suficiente apoyo para su candidato a jefe de Estado.
Tsipras finalmente se ha decantado por Pavlopoulos, que entre 2004 y 2009 encabezó el Ministerio del Interior para el Gobierno liderado por Nueva Democracia. Otro de los nombres que sonaban en las quinielas era el del actual comisario de Inmigración europeo, Dimitris Avramopoulos.
El primer ministro ha explicado que su decisión de nominar a un candidato conservador responde a la necesidad de que exista un consenso político y social en Grecia, según el periódico 'Kathimerini'.
El jefe de Estado tiene en Grecia un papel más simbólico que político y su elección no depende de una votación popular, sino del Parlamento unicameral, compuesto por 300 diputados. La normativa establece un sistema de varias rondas en las que uno de los candidatos debe obtener una 'supermayoría'.
En las dos primeras rondas hace falta que 200 de los 300 diputados respaldaran a un candidato, mientras que para la tercera, bastan 180 escaños. SYRIZA y Griegos Independientes, los dos partidos que comparten coalición de Gobierno, suman 162 diputados, aunque previsiblemente Pavlopoulos aglutinará suficientes apoyos externos.