Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tsipras cede y acepta recortes durísimos a cambio del rescate de Europa

El primer ministro griego trata de mantener el tipo para explicar un acuerdo sin fisuras que permitirá a Grecia recibir 86.000 millones de euros que comenzarán a llegar de manera casi inmediata. El parlamento griego tiene dos días para aprobar leyes para atravesar muchas líneas rojas.  En pensiones Tsipras proponía elevar la jubilación a los 67 años, ahora tendrá, además, que congelarlas hasta 2021. Tsipras se resistía a una reforma laboral que ahora tendrá que endurecerla con despidos colectivos y la negociación de convenios,además de recalibrar la política industrial. La banca, deberá revisar a fondo sus créditos en riesgo de impago ahí se irá la mitad del rescate. Grecia planteaba privatizar sus puertos pero además tendrá que poner en un fondo la energía y activos hasta llegar a 50.000 millones de euros como garantía del rescate. Se mantiene la subida del IVA en todo el territorio. Los hombres de negro, la troika, volverán a supervisar las cuentas griegas. Grecia se queda en el euro, pero el acuerdo es de una dureza inusitada.