Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sobreviven dos meses perdidos en Siberia comiéndose el cadáver de su amigo

Alexei Gorulenko a bordo de un helicóptero de los equipos rusos de rescateMinisterio Ruso de Emergencias

Un tribunal ruso ha dejado el libertad condicional a un pescador que reconoció haber practicado canibalismo con los restos de un compañero de expedición fallecido como forma de supervivencia tras perderse durante varios meses en Siberia. Aunque el acusado reconoció haberse alimentado de los restos de su amigo también aseguró que lo hizo después de haber muerto de forma natural. La viuda del pescador devorado, que siempre sostuvo que la muerte de su marido se produjo de forma intencionada, ha criticado duramente la sentencia y ha reclamado directamente al Kremlin una rectificación de la misma.

Esta terrible historia que refleja lo peor de la condición humana comienza cuando cuatro pescadores, dos de la región de Saratov, en el centro de Rusia y dos del Amur, quedaron para una excursión de pesca en la región siberiana de Yakutia. Según cuenta Daily Mail, el mal tiempo y el desbordamiento de los ríos impidió que pudieran volver a casa durante varios meses. Como consecuencia de este largo aislamiento y de las pésimas condicioness meteorológicas, uno de ellos desapareció y otro fue comido por sus compañeros.
De los cuatro integrantes de la partida de pesca, Víctor Komarov, Andrei Kurochkin, Alexei Gurulenko y Alexander Abdullaev, solo dos sobrevivieron. El primero de ellos, Víctor Komarov está desaparecido y las autoridades ya le han dado por fallecido. Andrei Kurochkin es la víctima devorada por su amigo de infancia Alexei Gurulenko y su compañero Alexander Abdullaev.
Según se ha sabido ahora por la reconstrucción del caso realizada por los investigadores, el pasado mes de septiembre, los cuatro pescadores se vieron atrapados por la crecida de los ríos. Durante dos meses estuvieron atrapados en la taiga siberiana en condiciones extremas de frío y nieve hasta que fueron rescatados por helicópteros del Ministerio ruso de Emergencias.
El cuerpo desmembrado de Kurochkin fue hallado más tarde en el sector del río Sutam de la región Neriungrinskovo, y no arrojó dudas que alguien se lo había comido. Víctor Komarov nunca fue encontrado.
Las acusaciones cruzadas entre los dos supervivientes fue lo que hizo saltar todas las alarmas. Porque Alexandr Abduplaiev acusó a Alexei Gorulenko de haber matado intencionadamente a Andrei Kurochkin para alimentarse de su carne.

Inicialmente las pruebas ratificaban esta versión pero análisis posteriores más amplios demostraron que Kurochkin no había sufrido ningún tipo de agresión y que su fallecimiento se habría producido de forma natural.

Reforzado por estas pruebas, Gorulenko aseguró ante el tribunal que durante el tiempo que duró su aislamiento se alimentó de los restos de su amigo no porque tuviese hambre sino "por otras razones" que no quiso explicar ante la sala.

Los investigadores también encontraron restos de animales muertos en las zonas en las que Gorulenko y Abduplaiev estuvieron refugiados alimentándose de los restos humanos, algo que ha indignado más a Olga Kurochkin, la viuda de Andrei, quien se pregunta "si pudieron matar a animales, ¿por qué tuvieron que alimentarse de carne humana?
Ante estas pruebas y dado que el tribunal no halló responsabilidad penal por canibalismo, Alexei Gorulenko ha sido condenado a una pena de tres años y seis meses de prisión con libertad condicional acusado de daño corporal grave y peligroso para la vida humana. El juez también le condena a pagar una indemnización de 100 euros (5.000 rublos). La sentencia no ha entrado en vigor y puede ser apelada.
La decisión del tribunal poniendo en libertad condicional al caníbal ha sido recibida con indignación por la viuda que se ha mostrado completamente en desacuerdo con ella: "Estoy sorprendida por la decisión de este juez, sorprendida con este veredicto y con el trabajo del investigador que se ocupó del caso. Nadie esperaba que terminara así, que un caníbal saliese libre con una sentencia de libertad condicional Simplemente no puedo entender lo que le estaba pasando por la cabeza al juez cuando dictó la sentencia de Gorulenko".
Ahora, Olga Korochkin ha llevado su queja hasta el Kremlin. Reclama al presidente Putin una revisión del caso. Teme, al igual que su hija Alyona, habida con su pareja fallecida que el caso no haya sido investigado correctamente.