Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite Alex Salmond, líder independentista escocés

El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, se va. La factura del referéndum la paga él. La derrota no admite discusión. Más del 55 por ciento de los escoceses han dicho 'no' a la independencia. El 44,7 por ciento, 'sí'. Casi once puntos de diferencia, mucho mayor de la que pronosticaban los sondeos. Por si fuera poco Escocia se ha teñido del color rojo del 'no'. El ‘sí’ solo ha triunfado en cuatro de las 32 circunscripciones. Entre ellas Glasgow, la ciudad más poblada, y Dundee. El desafío independentista ha conseguido, eso sí, la promesa de más autogobierno para Escocia. Un compromiso arrancado a Londres cuando el salto al abismo de un reino desunido parecía real. Deja como legado un referéndum histórico y una innegable coherencia política.