Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los países del Índico levantan las alertas por riesgo de tsunami

Un terremoto de 8,6 sacude las costas de Aceh en Indonesia

El pánico se ha desatado en la región del sur de Asia tras un terremoto de 8,6 en la escala de Richter situado frente a las costas de Aceh, en el oeste de Indonesia, que ha provocado que el Centro de Alertas de Tsunamis del Pacífico emitiese varias advertencias en la región, aunque los países de la zona han ido levantando las alertas a lo largo de este miércoles, desde India hasta Indonesia pasando por Tailandia.
El epicentro del terremoto se ha registrado a unos 500 kilómetros frente a las costas de la provincia indonesia de Aceh, lo que ha llevado a las autoridades de los países bañados por el océano Índico a emitir alertas de tsunamis. Sin embargo, pasadas varias horas de las advertencias, no se han producido las grandes olas del maremoto de 2004 en el que murieron unas 230.000 personas en 14 países.
Mila, de 41 años, se ha refugiado en una mezquita de Banda Aceh tras la emisión de la alerta. "Todo está oscuro, pero tengo miedo de volver a casa", ha señalado. "Quiero estar alerta porque temo que haya más terremotos. Somos humanos, es natural que tengamos miedo, pero desearía que todos estuviéramos a salvo", ha indicado.
En las islas frente a las costas de Aceh se han registrado olas de un metro; la más afectada ha sido la isla de Simeulue, aunque no se han producido daños importantes ni heridos. La electricidad se ha ido en la provincia de Aceh y se han registrado atascos debido a las personas que han cogido vehículos para huir de las costas, según las autoridades. El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, ha asegurado que "el sistema de alerta ha funcionado".
El Centro de Alertas de Tsunamis del Pacífico, cuya sede se encuentra en Hawai, ha levantado las dos alertas por tsunamis horas después del terremoto. "Los niveles del mar indican que la amenaza ha disminuido o ha desaparecido en la mayoría de las áreas", ha señalado en un comunicado. Tailandia e India también han levantado las advertencias.

Evacuar las costas

En Tailandia, las autoridades han pedido a la población de seis provincias costeras del océano Índico que buscaran puntos más altos ante la posible llegada de una ola gigante. El aeropuerto de Phuket, una de las provincias donde se ha emitido la alerta y famosa por sus instalaciones turísticas, ha sido cerrado por precaución.
Los huéspedes de los hoteles de esta región han sido trasladados a zonas más altas mientras la población local también huía de las costas, según ha explicado a Reuters el periodista Apichai Thonoy.
En India, el puerto pesquero de Chennai ha cerrado ante la posible llegada de grandes olas mientras que en la ciudad de Bangalore, cientos de personas han abandonado sus puestos de trabajo para guarecerse.
Según los expertos, el terremoto ha sido provocado por un movimiento horizontal de las placas tectónicas que a diferencia del terremoto de 2004 --en el que la energía liberada en el mar fue de forma vertical--, no ha provocado grandes movimientos del mar.
En Sri Lanka, también se ha sentido el terremoto. El ministro de Gestión de desastres ceilandés, Mahinda Amaraeira, ha pedido calma a la población, aunque también ha señalado que deberían buscar refugio. "Pido a la gente que no se atemorice. Tenemos tiempo si llega un tsunami. Por favor, evacúen las zonas costeras y diríjanse a lugares más seguros", ha indicado por televisión.
Las autoridades de Bangladesh, donde se ha sentido el terremoto, han asegurado que no se iba a producir un tsunami en sus costas. En Australia tampoco se ha advertido a la población de la posible llegada de grandes olas.