Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania da 'luz verde' al acuerdo entre Air Berlin y Lufthansa para el alquiler de 38 aviones

El órgano regulador de la competencia en Alemania, Bundeskartellamt, ha aprobado este lunes el acuerdo de arrendamiento de 38 aviones entre Luftansa y Air Berlin, matriz de airberlin, anunciado en septiembre pasado, que tendrá una duración de seis años y que podría ampliarse, aunque sujeto a ciertas condiciones.
Lufthansa Group alquilará 38 aviones de aiberlin, compañía controlada en un 29% por Etihad Aviation Group, de los que 33 serán operados por el Grupo Eurowings y los cinco restantes por Austrian Airlines, acuerdo cuya entrada en vigor está prevista para febrero. Los aviones se encuentran en aeropuertos alemanes y austriacos.
El acuerdo en régimen de subcontratación de aeronaves y tripulación ('wet lease') durará seis años, aunque la autoridad de competencia alemana señala que puede ampliarse aunque sujeto a condiciones regulatorias.
La responsabilidad para las operaciones de vuelo, planificación de la plantilla y mantenimiento, entre otros aspectos, la mantendrá el proveedor del servicio de arrendamiento, en este caso Air Berlin.
El presidente del Bundeskartellamt, Andreas Mundt, destaca que este acuerdo ha planteado varias cuestiones. "Desde el punto de vista de la competencia, un contrato de arrendamiento de aviones entre competidores debe evaluarse de manera distinta a la adquisición de una compañía de la competencia", asegura.
El acuerdo entre ambas aerolíneas no interfiere en las rutas operadas por las dos, es decir, Lufthansa no se hará cargo de ningún 'slot' de Air Berlin.
"Con estos aviones, Lufthansa podrá ampliar su negocio pero su expansión potencial no es suficiente justificación para prohibir el acuerdo", destaca Mundt.
El comunicado también matiza que, por los resultados del análisis realizado, "podría dejase abierta la posibilidad de que el acuerdo constituya 'de facto' una fusión tal y como se recogen en la ley alemana de competencia".
Con este acuerdo, el grupo alemán busca expandir la capacidad de su aerolínea de bajo coste Eurowings y reforzar su posición en el mercado europeo del transporte aéreo de punto a punto.