Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nisman estaba en un estado de "embriaguez elevado" la noche que murió

Alberto NismanReuters

El fallecido fiscal del caso AMIA, Alberto Nisman, estaba en un estado de "embriaguez elevado" la noche que murió, según recoge el informe toxicológico realizado por el Cuerpo Médico Forense, de acuerdo con fuentes judiciales citadas por la agencia de noticias oficial Infojus.

Al parecer, Nisman tenía 1,73 gramos de alcohol por litro de sangre coincidente con una bebida del estilo de vodka. Así, podría corresponder al contenido de la botella de vodka "abierta y a medio consumir" que estaba en la vivienda del fiscal del caso AMIA.
El criminólogo Raúl Torres ha explicado en declaraciones al diario 'Página 12' que este nivel de alcohol en sangre se traduce en "un estado de confusión e irritabilidad" pero no de pérdida de conciencia. "No impide hacer nada", ha subrayado.
Nisman fue hallado muerto el pasado 18 de enero en el cuarto de baño de su casa de Buenos Aires con un disparo en la cabeza. Aunque al principio el caso se vendió como un suicidio, las sucesivas pruebas han desmontado esta hipótesis, apuntando a un asesinato.
El fiscal murió cuatro días después de que presentara una denuncia contra la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, por supuestamente encubrir a los sospechosos iraníes del atentado perpetrado contra la AMIA.
La denuncia de Nisman prosperó, a pesar de su muerte, gracias al fiscal Gerardo Pollicita, que llegó a imputar a Fernández de Kirchner. El juez Daniel Rafecas ha tumbado los cargos pero Pollicita ha recurrido, por lo que será la Cámara Federal quien decida sobre el destino de esta denuncia.