Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Peritos afirman que hay evidencias en casa de Nisman que no se tuvieron en cuenta

Investigación de la muerte de Alberto NismanEFE

Los peritos designados por la querella en la causa que investiga la muerte de Alberto Nisman, Daniel Salcedo y Osvaldo Raffo, han visitado este viernes el piso en el que fue hallado muerto el fiscal, en la ciudad de Buenos Aires, y han indicado que han encontrado "algunas evidencias físicas que no habían sido tenidas en cuenta".

Los peritos de la querella compuesta por la madre Nisman, Sara Garfunkel, y por su ex esposa, Sandra Arroyo Salgado, han descartado revelar por el momento cuáles serían esas pruebas que no se han tenido en cuenta durante las investigaciones sobre la muerte de Nisman. El fiscal fue hallado muerto en su vivienda con un disparo en la cabeza.
Salcedo y Raffo recorrieron "el terreno, el lugar del hecho" y sacaron "nuevas pruebas fotográficas" que serán presentadas a la Fiscalía, a cargo de Viviana Fein, tal y como informa la agencia de noticias estatal Télam. "Trabajamos con distintos reactivos, luces forenses, luminol -que busca rastros de sangre- y se tomaron fotografías y realizaron filmaciones", ha detallado Salcedo.
MUERTE DE NISMAN
El cadáver de Nisman fue encontrado alrededor de las 22.00 (hora local) del 18 de enero en su casa, ubicada en el 13º piso de la torre Le Parc, en Buenos Aires. El fiscal del caso AMIA estaba tendido en el baño y con un disparo encima de su oreja derecha.
Aunque en un principio se barajó la hipótesis del suicidio, ahora tanto la familia como los investigadores lo han descartado. El Gobierno, por su parte, apunta a un complot de la Secretaría de Inteligencia para derrocar al 'kirchnerismo'.
La muerte de Nisman ha causado una gran conmoción porque se produjo una semana después de que el fiscal acusara a la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y a su ministro de Exteriores, Héctor Timerman, entre otros cargos públicos, de encubrir a los iraníes sospechosos del atentado.