Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Shabaab amenaza con un nuevo "baño de sangre" en Kenia

Mohamed Mohamud, alias Sheik Dulayadayn, líder de Al ShabaabReuters

El grupo Al Shabaab ha amenazado con un "baño de sangre" en Kenia después del atentado que perpetraron en la Universidad de Garissa y que costó la vida a casi 150 perosnas. La organización terrorista asegura que el ataque tenía como objetivo los no creyentes, y le dice al Gobierno que vayan "preparando ataúdes".

La organización islamista Al Shabaab ha emitido un nuevo comunicado en el que amenaza con perpetrar nuevos ataques en Kenia como el de la Universidad de Garissa que costó la vida a casi 150 personas. El grupo ha confirmado que se trató de un asalto especialmente dirigido contra los kafir, los no creyentes. "Todos los musulmanes recibieron permiso para abandonar el lugar antes de que procedieramos con las ejecuciones de los infieles. La sangre de un musulmán es inviolable, la del infiel no tiene protección alguna", hace saber Al Shabaab antes de extender sus amenazas al resto de la población.
"Las ciudades kenianas se teñirán de rojo con sangre", ha hecho saber el grupo menos de una semana después del ataque contra el campus, el más letal en suelo keniano desde el atentado de Al Qaeda contra la Embajada de Estados Unidos en Nairobi en 1998, que costó la vida a más de 200 personas.
Al Shabaab asegura que estos ataques son una represalia contra "las atrocidades históricas cometidas por el Gobierno keniano en Garissa, donde decenas de miles de musulmanes han muerto ejecutados" y por los crímenes cometidos, según el grupo, por el Ejército keniano en Somalia. "Con la aprobación de su Gobierno, los militares kenianos perpetraron miles de asesinatos en masa, torturas y violaciones, aplastando los sueños y esperanzas de una generación", añade el texto.
El mensaje dirigido al Gobierno de Kenia advierte de que "no estará escrito con palabras, sino con la sangre del pueblo keniano". "Id preparando ataúdes (...). No hay precaución o medida de seguridad que pueda garantizar vuestra seguridad o desbaratar otro ataque o impedir otro baño de sangre en vuestras ciudades", reza el texto.