Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU admite que mató "accidentalmente" a dos rehenes de Al Qaeda

Obama lamenta la muerte accidental de dos rehenes a manos de Al QaedaReuters

El Gobierno de Estados Unidos ha admitido este jueves "con tremendo pesar" que, durante una operación antiterrorista llevada a cabo en la frontera entre Afganistán y Pakistán, mató "accidentalmente" en enero a dos rehenes secuestrados por Al Qaeda. El estadounidense Warren Weinstein y el italiano Giovanni Lo Porto murieron bajo el fuego amigo, porque EEUU no sabía que hubiese rehenes en el área.

La Casa Blanca ha informado en un comunicado de que el presidente, Barack Obama, ha dado instrucciones para que se desclasifique la información sobre esta operación y asume "toda la responsabilidad" de este tipo de operaciones.
El estadounidense Warren Weinstein fue secuestrado por Al Qaeda en 2011, mientras que Lo Porto permanecía retenido por la organización terrorista desde 2012.
La información de Inteligencia recabada ha llevado a EEUU a concluir que ambos rehenes perdieron la vida durante un ataque a un complejo de Al Qaeda.
Aunque la Casa Blanca no ha aclarado los detalles de este operativo, medios norteamericanos sugieren que se trató de un ataque con un vehículo aéreo no tripulado ('drone'), el sistema con el que Estados Unidos ha tratado de diezmar las capacidades terroristas en las recónditas montañas que separan Pakistán y Afganistán.
"No había razones para creer que hubiese rehenes en este área, localizada en la región fronteriza entre Afganistán y Pakistán. No hay palabras para expresar nuestro pesar por esta terrible tragedia", ha justificado la Presidencia norteamericana en su nota.
Washington ha subrayado que llevaba "años" intentando localizar y liberar a Weinstein y Lo Porto y ha prometido que hará "todo lo que pueda" para que no se repitan este tipo de "incidentes trágicos".
"Aunque la operación era legal y fue llevada a cabo de acuerdo con nuestras políticas antiterroristas, vamos a realizar una completa revisión independiente para entender lo que ocurrió y cómo podemos impedir este tipo de incidentes trágicos en el futuro", ha añadido.
Obama admite su responsabilidad y lamenta la tragedia
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha lamentado "profundamente" la muerte accidental de dos rehenes occidentales en una operación antiterrorista y ha asumido públicamente la "responsabilidad" de esta "tragedia", de la que ha invitado a extraer "lecciones".

Obama ha comparecido ante los medios poco después de que la Casa Blanca reconociese en un comunicado que el estadounidense Warren Weinstein y el italiano Giovanni Lo Porto habían muerto en el marco de los operativos contra Al Qaeda en la frontera entre Afganistán y Pakistán.

"Lamento profundamente lo que ha pasado", ha dicho Obama, que ha ofrecido sus "condolencias" a las familias de los fallecidos. En este sentido, ha dicho "no poder imaginarse" el dolor que estarán viviendo sus seres queridos.

Obama ha confirmado que el miércoles habló con la viuda del rehén estadounidense y con el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, para relatarles lo ocurrido y trasladarles personalmente el pésame.
MUERTE DE TERRORISTAS
La Casa Blanca también ha informado en su nota de la muerte de otros dos estadounidenses, aunque en este caso se trata de supuestos miembros de Al Qaeda. En la operación en que perdieron la vida los dos rehenes, también murió Ahmed Farouq, "que era líder de Al Qaeda".
Estados Unidos también ha podido confirmar la muerte de Adam Gadahn, también de nacionalidad norteamericana y "destacado miembro de Al Qaeda". Gadahn fue abatido en enero, "probablemente en otra operación antiterrorista" diferente a la que ha motivado el comunidado.
"Aunque tanto como Farouq como Gadahn eran miembros de Al Qaeda, ninguno de ellos era un objetivo específico ni teníamos información que indicase su presencia en los lugares de las operaciones", ha concluido la oficina de Obama.