Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Agreden al líder ultraderechista estadounidense Richard Spencer durante la toma de posesión de Trump

El líder ultraderechista estadounidense Richard Spencer fue agredido en la tarde del viernes en Washington, durante la toma de posesión del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump.
El vídeo de la agresión ha circulado por redes sociales (https://youtu.be/9rh1dhur4aI) y en él se puede ver a Spencer con una pancarta detrás que reza "Las vidas de los blancos importan" entre los abucheos de los presentes. Entonces uno de ellos le acusa de ser nazi y este responde que en realidad los nazis le odian.
En un momento dado, Spencer está explicando el significado del meme racista conocido como la rana Pepe y su impacto en la campaña presidencial y entonces un individuo encapuchado y vestido de negro le golpea con gran fuerza con su antebrazo en la cara. Spencer entonces se tambalea y se marcha mientras se atusa el pelo. El agresor sale corriendo, aunque en dirección contraria.
Más tarde, el propio Spencer respondió en Twitter: "Cada puñetazo a traición, cada huevo lanzado, cada seguidor de Trump perseguido supone una píldora roja para una generación. Estamos ganando sin tan siquiera luchar". La píldora roja es una referencia a la película 'Matrix', en la que el protagonista puede ver el mundo real y salir de la alienación gracias a esta pastilla.
"No tengo miedo a una pelea, pero no puedo respetar a un adversario que lanza puñetazos a traición y ataca a nuestras mujeres y madres", ha añadido. "Amenazar a los simpatizantes de Trump en los trenes, golpearles con barras o con puñetazos a traición. Estamos siendo testigos de la involución de los antifas" o antifascistas, ha argumentado.
Spencer es una de las voces más concoidas de la alt-right, la "derecha alternativa" o ultraderecha estadounidense, que ensalza el nacionalismo blanco. Se hizo famoso poco después de las elecciones de noviembre, cuando protagonizó un acto de neonazis y supremacistas celebrado en Washington. Spencer cerró su discurso con un "¡Hail Trump!" y los presentes respondieron con el saludo nazi.