Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren dos marines estadounidenses tras un ataque talibán contra una base en Afganistán

El príncipe Harry de Inglaterra se encontraba allí

Al menos dos marines estadounidenses han fallecido por un ataque lanzado por los talibán sobre el campamento Bastión, la principal base militar de la coalición internacional en la provincia afgana de Helmand (sur), según fuentes oficiales norteamericanas.
Un portavoz de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), Martyn Crighton, ha confirmado que el príncipe Harry de Inglaterra se encontraba en la base en el momento del ataque, pero no ha resultado herido.
Las milicias afganas ya amenazaron al principio de esta semana con atentar contra Harry, tercero por la línea de ascendencia y jefe del Ejército británico. No obstante, Crighton ha querido restar importancia a su presencia y ha apuntado que investigarán si él era el objetivo del ataque.
Los asaltantes han recurrido a misiles, fuego de mortero y armas de fuego, al mismo tiempo que algunos hombres trataban de adentrarse en el perímetro de seguridad del campamento Bastión, ubicada en la convulsa provincia de Helmand y la mayor de todas. En concreto, el asalto ha comenzado a última hora de la noche de este viernes hasta pasada la medianoche.
Fuentes estadounidenses han precisado a Reuters que hasta cinco militares estadounidenses podrían haber resultado heridos, sin aclarar su gravedad, de acuerdo con los balances iniciales. En declaraciones a la cadena norteamericana CNN, otras fuentes gubernamentales han indicado que la ofensiva fue "sostenida".
Los militares estadounidenses han repelido el ataque, falleciendo 16 talibán, según ha informado la cadena Fox News. Además, ocho aviones han quedado dañados, dos de ellos casi destruidos, al incendiarse un hangar por los cohetes lanzados por los milicianos, han precisado fuentes militares norteamericanas.
Este ataque se produce en un día en el que las embajadas de Estados Unidos han sido objeto de ataques e intentos de asalto por parte de manifestantes a modo de repulsa por un filme antiislámico difundido por el canal Youtube.
Crighton ha negado que hubieran protestas frente a la base, la misma que fue objeto de un intento de ataque suicida en marzo cuando se encontraba el secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta.