Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Afganistán denuncia que los últimos atentados en el país fueron planificados en Pakistán

El vicepresidente segundo de Afganistán, Sarwar Danesh, ha denunciado este miércoles que los últimos atentados de los talibán y el grupo yihadista Estado Islámico en el país fueron planificados desde territorio paquistaní.
En su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, Danesh ha recalcado que "según las pruebas existentes, los últimos ataques fueron planificados y organizados al otro lado de la Línea Durand, en territorio de Pakistán".
"Pedimos a la comunidad internacional que preste especial atención a la eliminación de los refugios de los terroristas en el extranjero", ha dicho, solicitando "que se acabe con la doble política de distinguir entre terroristas buenos y malos".
"Preguntamos: ¿Dónde residían todos los líderes anteriores de los talibán y Al Qaeda y donde murieron? En estos momentos, ¿dónde están los líderes de los talibán y la Red Haqqani? ¿Dónde se les entrena, equipa y financia?", se ha preguntado, en referencia a Pakistán.
En este sentido, Danesh ha recordado que Kabul ha pedido "en numerosas ocasiones" a Islamabad que destruya los escondites de los talibán, lamentando que "no se han visto cambios en la situación".
"Afganistán siempre ha deseado unas relaciones pacíficas con todos los países de la región, pero el gobierno de unidad se reserva el derecho de hacer todo lo necesario para defender y proteger a nuestro pueblo", ha advertido.
Asimismo, ha subrayado que las autoridades "mantienen la puerta abierta a las negociaciones con los talibán y otros grupos opositores que quieran abandonar la violencia, volver a la vida pacífica y respetar la Constitución".
Danesh ha destacado que, en este sentido, el Gobierno está a punto de firmar un acuerdo de paz con Hezb-e-Islami, recalcando que "será un paso importante para el progreso en el proceso de paz". Está previsto que el acuerdo sea firmado este jueves.
Por último, el vicepresidente segundo afgano ha defendido la democracia como "mejor solución" a los problemas del país, argumentando que "ofrece una base para fomentar la justicia y permitir a los grupos políticos estar representados de forma adecuada".