Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Afganistán anuncia el arresto de trece personas tras el último atentado en Kabul

Los servicios de Inteligencia de Afganistán han anunciado este domingo el arresto de trece personas tras el último atentado en la capital, Kabul, asegurando que uno de ellos es un terrorista suicida que no se inmoló durante el ataque.
La Dirección Nacional de Seguridad (NDS) ha indicado que, tras interrogar a los sospechosos, ha determinado que los suicidas fueron entrenados en una madrasa (escuela coránica) de la localidad paquistaní de Quetta.
Asimismo, ha recalcado que los terroristas pasaron por medidas de seguridad estrictas escondiendo los explosivos en sus zapatos, según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.
El atentado, perpetrado en el funeral de una víctima mortal de los enfrentamientos del viernes entre manifestantes contra la inseguridad en la capital afgana y agentes de Policía, se saldó con al menos 20 muertos y 87 heridos.
Un total de tres terroristas suicidas se inmolaron en un breve periodo de 30 segundos durante el funeral por Salim Izadyar, hijo de un senador afgano.
Entre los asistentes se encontraba el jefe del Ejecutivo afgano (equivalente a primer ministro del país), Abdulá Abdulá, que resultó ileso. También han conseguido escapar sin heridas el ministro de Exteriores en funciones, Salahuddin Rabbani.
Los talibán han asegurado que no tienen absolutamente nada que ver con el atentado. El habitual portavoz insurgente, Zabiulá Muyahid, ha garantizado que ninguno de sus milicianos ha participado en este ataque, que ha atribuido a las divisiones entre los enemigos de su organización.