Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Afganistán registra en 2014 el mayor número de niños muertos desde hace siete años

Atentado del estado islámico en Jalalabad, Afganistán.Reuters

La cifra de menores de edad asesinados o mutilados en Afganistán debido al conflicto durante 2014 ha sido la más alta registrada anualmente en los últimos siete años y medio, cuando comenzó a contabilizar estos datos la Secretaría General de la ONU con sus informes sobre Infancia y Conflicto Armado. El último informe anual, también resalta los progresos del Gobierno encaminados hacia el fin y la prevención del reclutamiento y utilización de los menores.

A lo largo del periodo que abarca este informe, entre el 1 de septiembre de 2010 hasta el 31 de diciembre de 2014, se muestra que un total de 2.302 niños fueron asesinados y 5.047 resultaron heridos. Durante este periodo, el Gobierno afgano se ha enfrentado a retos cada vez mayores que el informe describe como una "creciente actividad militar y un deterioro de la seguridad", en comparación con la situación recogida en el anterior estudio, que abarcaba desde 2008 a 2010.
De las 2.502 víctimas menores --asesinados o heridos-- en 2014, al menos la mitad fueron víctimas del combate contra los talibán y otros grupos armados, mientras que otras 664 murieron por atentados con bomba de grupos armados como los mencionados talibán o la red Haqqani. El informe también resalta el uso de menores de algunos grupos para cometer atentados suicidas.
"Estas cifras de muertos tan altas muestran que los niños se están llevando la peor parte del conflicto y desafortunadamente esta tendencia continúa por el deterioro de la seguridad en 2015", ha lamentado la representante especial para la Infancia y el Conflicto Armado de la Secretaría General de Naciones Unidas, Leila Zerrougui.
"La muerte y mutilación de menores por el uso indiscriminado de bombas en zonas pobladas, así como la utilización de niños para cometer actos suicidas, sólo puede ser condenado como una violación flagrante del Derecho Internacional Humanitario y de los Derechos Humanos", ha añadido Zerrougui, que ha resaltado que el informe piden en sus recomendaciones el cese inmediato de estas violaciones y de otras cometidas por grupos armados en el país.
Este estudio ha expresado una gran preocupación por el número de niños asesinados y mutilados, particularmente durante los combates que enfrentan a las fuerzas afganas e internacionales contra los grupos armados del país. El informe ha pedido a todas las partes "continuar revisando tácticas y procedimientos" para que se evite la muerte de civiles.
Zerrougui también ha resaltado "la amplia impunidad por graves violaciones contra niños cometidas por las fuerzas de seguridad del Gobierno, incluido contra menores detenidos por presunta implicación con grupos armados". "Estos niños son las primeras y más importantes víctimas y deberían ser tratados como tales", ha expresado Zerrougui, mientras que el informe pide al Gobierno afgano que "aborde con urgencia este tema".