Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fuerzas afganas retoman el control de la mayor parte de la ciudad de Kunduz

Los afganos se preparan para la batallaReuters

Las fuerzas de seguridad afganas han retomado el control de la mayor parte de la ciudad de Kunduz, la capital de la provincia homónima, en el norte de Afganistán, y varias de las tiendas de la urbe han vuelto a abrir sus puertas por primera vez desde la llegada de los talibán la semana pasada, según han informado la Policía y varios residentes. Los combates en la ciudad se han sucedido en los últimos días. El pasado sábado, un ataque aéreo de Estados Unidos acabó con la vida de 22 personas en el interior del hospital de Médicos Sin Fronteras.

Varios residentes han contado que ha sido la primera ocasión en ocho días en la que no han escuchado tiroteos y han podido salir de sus hogares para comprar comida y evaluar los daños registrados.
Militares del Ejército afgano están realizando registros casa por casa para expulsar a los milicianos insurgentes de las zonas en las que ha habido intensos combates. Las fuerzas afganas mantienen el control de varios sectores de la ciudad de Kunduz que han cambiado varias veces de manos entre los talibán y las fuerzas de Kabul.
"El centro de la ciudad es normal", ha afirmado Abdul Ghafoor, un residente de Kunduz. "La ciudad huele tan mal con cadáveres todavía en las aceras y por las aguas residuales. El Gobierno local tiene que hacer algo", ha afirmado.
Los combates se han sucedido en los últimos días desde que el pasado lunes los talibán se hicieran con el control de esta urbe de 300.000 habitantes, con el apoyo de la aviación estadounidense. La toma de Kunduz ha sido la mayor victoria de los talibán desde hace catorce años.
El sábado de madrugada, un ataque aéreo de Estados Unidos acabó con la vida de 22 personas en el interior del hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Kunduz. La organización no gubernamental ha exigido una investigación de los hechos y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha dicho que el bombardeo ha sido "imperdonable" y que podría ser considerado como un crimen de guerra.
Las fuerzas estadounidenses han admitido que atacaron "en las inmediaciones" del hospital de MSF y han definido lo sucedido como un "daño colateral".