Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Advierten a Bolivia de que debe demostrar la implicación en el accidente de la funcionaria refugiada en Brasil

La exfuncionaria solicitó refugio a Brasil después de ser suspendida de su cargo y de que se iniciara un proceso contra ella
El presidente de la Comisión Nacional de Refugiados (CONARE) de Bolivia, César Siles, ha advertido este lunes de que Bolivia deberá demostrar ante el organismo homólogo brasileño que la exfuncionaria de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea de Bolivia (AASANA) Celia Castedo, a quien investigan en relación con el accidente del avión del Chapecoense, está efectivamente implicada en el siniestro.
"En el caso de la exfuncionaria de AASANA, Bolivia a través de la Cancillería debe probar ante el CONARE del Brasil que no es perseguida política sino implicada en el accidente aéreo", ha explicado ante la prensa, según recoge la agencia boliviana ABI.
Castedo solicitó refugio en Brasil, donde ha conseguido la condición temporal, por lo que no puede ser expulsada. A pesar de que la Policía boliviana ha emitido una orden internacional de detención contra Castedo, Siles ha señalado que el CONARE tiene un plazo para determinar la condición de la refugiada temporal.
El viceministro de Interior y Policía, Pedro Villa, aseguró que ya que Castedo había "ingresado de manera ilegal" en Brasil, corresponde a su Gobierno que la expulsen. A este respecto, Siles ha puntualizado que el estatus de refugiado no considera el tipo de entrada en el país.
"Si se rechaza la condición de refugiado a una persona como en cualquier parte del mundo, procede que esa persona regularice su situación migratoria, de no poderlo hacerlo por ingreso ilegal, lo que corresponde es la expulsión", ha añadido.
El avión, en el que viajaban 77 personas --entre ellas, el equipo de fútbol de Brasil Chapecoense--, se estrelló en un cerro al sur de Medellín, a donde se dirigía para que el club se disputara la final de la Copa Sudamericana, dejando 71 muertos y tan solo seis supervivientes.
Según las informaciones de la investigación, el avión se precipitó porque no contaba con suficiente carburante como para cubrir la ruta prevista, desde el aeropuerto de Viru Viru, en la ciudad de Santa Cruz, hasta la ciudad colombiana.
Castedo, que ha sido señalada como la persona que expidió la autorización del plan de vuelo, ha matizado que el hecho de que el sello y su firma estén en el mencionado documento "representan un protocolo de recepción" pero "bajo ninguna circunstancia significa aprobación o autorización a una aeronave para la realización de un vuelo".
La Fiscalía de Bolivia está investigando a Castedo, además de a Marco Rocha, copropietario de LaMia --la compañía a la que pertenecía el avión siniestrado--, y Gustavo Vargas, gerente general de la aerolínea, quien fue detenido esta misma semana.
En este caso, ha presentado la imputación formal contra Castedo, y ha solicitado que se la declare en rebeldía.