Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Assad vota en las primeras elecciones en las que tiene rival

El presidente sirio, Bashar al Assad, vota junto a su mujer AsmaREUTERS

El presidente sirio, Bashar al Assad, ha acudido a votar en las primeras elecciones presidenciales en el país en las que no será él el único candidato y que se producen en medio de la guerra civil que asola Siria desde hace tres años y medio.

Los comicios ya han sido criticados tanto por los combatientes rebeldes, como por la oposición en el exilio, las potencias occidentales y los países del Golfo, ya que consideran que no puede haber unas elecciones creíbles en medio de la contienda, puesto que en las zonas bajo control rebelde los ciudadanos no podrán votar y hay millones de desplazados.
La televisión estatal ha mostrado fotos de Al Assad depositando su voto en un colegio electoral en el centro de Damasco acompañado por su mujer, Asma. Asimismo, ha ofrecido imágenes de largas colas de ciudadanos a la espera de depositar sus papeletas en las zonas bajo control estatal, así como a personas portando banderas y fotos del mandatario.
Al Assad se enfrenta en estas elecciones a dos rivales escasamente conocidos en el país y que recibieron el respaldo del Parlamento, que controla el partido Baaz del mandatario. Se trata del exministro Hassan al Nouri y el parlamentario Maher Hajjar.
"Esperamos que haya seguridad y estabilidad", ha declarado Hussam al Din al Aws, un profesor de árabe que ha sido el primero en votar en un colegio electoral instalado en una escuela secundaria de Damasco. Preguntado sobre quién va a ganar no ha dudado en responder "si dios quiere, el presidente Bashar al Assad".
Los insurgentes islamistas que luchan para derrocar al presidente, que gobierna el país desde la muerte de su padre hace 14 años, han calificado de "ilegal" la votación, pero el Frente Islámico, una de las facciones más fuertes, ha prometido no atentar contra los colegios electorales "porque hemos decidido no implicar a los civiles en el conflicto" y ha pedido a otros rebeldes que les emulen.
Los residentes de Damasco han informado de la caída de proyectiles de mortero en algunas zonas residenciales de la capital que se cree habrían sido disparados desde los suburbios bajo control rebelde, sin que por ahora haya datos de víctimas.
VOTO DE REFUGIADOS
En el paso fronterizo de Masnaa, entre Líbano y Siria, miles de personas han esperado a pleno sol en largas colas para votar en un colegio electoral instalado para los sirios que residen en Líbano, pese a las advertencias de Beirut de que cualquier refugiado que cruzara de vuelta a Siria perdería su estatus de refugiado.
Todos aquellos con los que ha hablado Reuters han asegurado que votarána Al Assad, dándole así un tercer mandato de siete años. "He venido y he tomado la decisión de hacerlo por mi propio bien y el de mi país", ha explicado Ghada Makki, de 43 años. "Es una obligación nacional votar para que superemos la crisis que se está produciendo en Siria", ha añadido.
El ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem, envuelto en una bandera siria mientras votaba, ha rechazado las críticas llegadas desde el extranjero. "Nadie en este mundo puede imponer su voluntad al pueblo sirio", ha defendido. "Hoy el camino hacia una solución política comienza", ha añadido.
Por su parte, el presidente del Comité Superior Judicial para las Elecciones, Hisham al Shaar, ha asegurado que no se han producido por ahora incidentes de ningún tipo durante la votación, según informa la agencia oficial SANA.
Al Shaar, que ha recorrido varios colegios electorales, ha apuntado a una alta participación y ha subrayado que parece haber una creciente demanda de sobres, urnas y papeletas en algunas zonas debido a la gran afluencia de votantes.
LA PARTICIPACIÓN, MENSAJE POLÍTICO
"La cifra de participación es un mensaje político", había afirmado el lunes el ministro de Información, Omran Zoabi, en declaraciones a Reuters. "Los grupos terroristas armados han incrementado sus amenazas porque temen (un algo nivel de) participación", opinó.
"Si estos grupos terroristas tuvieran alguna popularidad sería suficiente para garantizar el fracaso de las elecciones", afirmó. "Pero se dan cuenta de que no tienen ninguna popularidad, así que quieren afectar el nivel de participación para poder decir que ésta fue baja", añadió.