Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abe pide a la comunidad internacional que aumente la presión sobre Corea del Norte tras el último misil

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha pedido a la comunidad internacional que aumente la presión sobre Corea del Norte, después de que el régimen de Kim Jong Un lanzara este viernes otro misil balístico que ha caído en aguas de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Japón.
"Mientras Corea del Norte siga llevando a cabo acciones provocadoras, no hay forma de evitar que mantengamos el contacto con la comunidad internacional --empezando por Estados Unidos, Corea del Sur, China y Rusia-- ni de que sigamos aumentando la presión", ha dicho Abe.
El primer ministro ha hecho estas declaraciones en la rueda de prensa que ha ofrecido tras celebrar una reunión de emergencia con su gabinete de seguridad nacional para analizar la situación, ya que no es la primera vez que Corea del Norte lanza un misil balístico contra aguas territoriales de Japón.
Según ha contado el jefe de Gabinete de Japón, Yoshihide Suga, en una comparecencia anterior, Corea del Norte ha lanzado el misil balístico a las 23.42 del viernes (hora local )y ha volado 45 minutos hasta caer en la ZEE. Una fuente militar ha precisado que ha alcanzado una altura de 3.000 kilómetros.
El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Corea del Sur ha confirmado la información proporcionada por Japón y ha detallado que el lanzamiento se ha producido desde la provincia norcoreana de Jangang, en el norte del país.
El Departamento de Defensa de Estados Unidos, por su parte, ha informado de que ha detectado el lanzamiento de un proyectil en Corea del Norte pero ha rehusado dar detalles porque todavía está analizando los hechos.
El presidente surcoreano, Moon Jae In, también ha convocado una reunión de emergencia con su equipo de seguridad nacional para valorar la situación. Moon propuso a Corea del Norte recuperar el diálogo entre las dos Coreas pero esta posibilidad se esfumó por la continuidad de las pruebas balísticas.
El régimen comunista ha realizado ya varios ensayos de este tipo. Hace unas semanas probó un misil intercontinental capaz de alcanzar suelo estadounidense.
Pyongyang ha llevado a cabo varias pruebas nucleares y con misiles balísticos en los últimos años, a pesar de que las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se lo prohíben expresamente.
La comunidad internacional ha respondido a la escalada militar de Corea del Norte con nuevas sanciones y el presidente estadounidense, Donald Trump, ha amenazado incluso con una intervención.