Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos desconfía de la supuesta muerte del 'número dos' del Estado Islámico

El Mando Central de Estados Unidos ha negado que la coalición militar contra el grupo terrorista Estado Islámico haya disparado contra una mezquita en el norte de Irak, poniendo en cuestión así las informaciones referentes a la supuesta muerte del 'número dos' de Estado Islámico. Horas antes, el Ministerio de Defensa iraquí. informó de que Abdul Rahman Mustafa Mohamed habría muerto por un bombardeo de la coalición que lidera Estados Unidos.

El Ministerio de Defensa iraquí ha asegurado que Abdul Rahman Mustafa Mohamed, también conocido como Abu Alaa al Afri, murió junto a decenas de milicianos más por un ataque aéreo en una mezquita de Tal Afar.
El Ejército norteamericano ha dicho en un comunicado que carece de información que pueda "corroborar" la muerte del 'número dos' de Estado Islámico, pero ha puesto en duda la versión de Bagdad. "Podemos confirmar que los aviones de la coalición no atacaron una mezquita", ha subrayado.
En este sentido, ha recordado que las fuerzas aliadas intentan "reducir los riesgos potenciales de daños colaterales y víctimas civiles" en el marco de la ofensiva para destruir posiciones de Estado Islámico.
El Ejército estadounidense informa diariamente de sus ataques en Siria e Irak y describe escuetamente los objetivos, pero no incluye ningún resumen de las posibles bajas causadas en las filas terroristas. En territorio iraquí, Estados Unidos cuenta con la colaboración de Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Jordania, Países Bajos y Reino Unido.
Washington ofrece una recompensa de hasta 7 millones de dólares por información relativa al 'número dos' de Estado Islámico, que habría ganado peso en la jerarquía yihadista en los últimos meses. La supuesta incapacitación del líder del grupo, Abu Bakr al Bagdadi, había situado a su lugarteniente como la responsable interino.