Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abbas pide a EEUU que hable con Israel para mediar en la huelga de hambre de presos palestinos

La Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha pedido al enviado estadounidense para Oriente Próximo, Jason Greenblatt, que hable con Israel sobre la huelga de hambre de más de 1.300 presos palestinos en cárceles del país.
En mandatario palestino ha asegurado que ha hablado con Greenblatt "para ver qué pueden hacer los estadounidenses al respecto", según ha informado la agencia oficial palestina de noticias, WAFA.
"Hemos explicado al enviado estadounidense el asunto de la huelga de los prisioneros, y esperamos estar pronto en contacto con él para que nos dé una respuesta de Israel sobre las demandas de nuestros prisioneros", ha dicho.
"El mundo en su totalidad sabe que las demandas de los prisioneros son de tipo humanitario, e Israel no tiene motivos para rechazarlas, ya que existieron en el pasado", ha argumentado.
Por ello, Abbas ha resaltado que "Israel intenta castigar a los prisioneros y a los palestinos al rechazar estas demandas humanitarias". "Somos pacientes y nos mantendremos firmes hasta encontrar una solución que satisfaga a todo el mundo", ha remachado.
El miércoles, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, se mostró "alarmado" por las "medidas punitivas" adoptadas por las autoridades israelíes contra los presos palestinos en huelga de hambre.
El coordinador especial de Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Próximo, Nickolay Mladenov, reclamó la semana pasada una solución "inmediata" a la huelga de hambre de presos en cárceles de Israel.
Ahora mismo se estima que unos 1.300 de los 6.300 presos palestinos en Israel se han sumado a la huelga para denunciar "torturas, maltrato y negligencias médicas" en las cárceles israelíes, así como abusos del Gobierno israelí a la hora de recurrir a la llamada detención administrativa.