Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abandonan Pakistán otros dos miembros del servicio diplomático de India acusados de espionaje

Otros dos de los ocho miembros del servicio diplomático de India acusados por Pakistán de espionaje y terrorismo han abandonado este miércoles el país, un día después de que lo hicieran otros tres de ellos.
Fuentes diplomáticas citadas por la cadena de televisión paquistaní Geo TV han identificado a los diplomáticos que han abandonado el país como Balbir Singh y Jialaban Sainzal.
El Ministerio de Exteriores paquistaní acusó la semana pasada a seis miembros de la Embajada india en la capital del país, Islamabad, de trabajar para la Agencia de Investigación y Análisis de Nueva Delhi (RAW), una agencia de inteligencia india.
Las autoridades paquistaníes también acusaron a otros dos diplomáticos indios de pertenecer al Departamento de Inteligencia del Gobierno de India.
En respuesta a las acusaciones que ha hecho el Gobierno de Pakistán, India rechazó unas alegaciones que tildó "infundadas", criticando además que los nombres fueran filtrados a los medios paquistaníes.
La semana pasada, seis representantes paquistaníes abandonaron la capital india, Nueva Delhi, aunque las autoridades indias aclararon que no medió expulsión alguna.
A finales de octubre sí que se produjo un cruce de expulsiones entre los dos países que afectó a una persona por cada lado.
La histórica tensión entre ambos países se encuentra en un momento especialmente difícil desde que un ataque perpetrado por milicianos paquistaníes contra una base india en Cachemira, cerca de la frontera, provocase la muerte 19 militares.
El ataque tuvo lugar en un momento de altas tensiones en la región de Cachemira, que tiene una mayoría de población musulmana y que lleva siendo motivo de disputas entre Pakistán e India desde 1947.
La región lleva siendo escenario de manifestaciones desde el pasado 8 de julio, cuando comenzaron por la muerte de un comandante separatista. Las protestas se han saldado con la muerte de al menos 80 civiles, mientras que varios miles de personas han resultado heridas.