Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Abadi rechaza otra vez el referéndum de independencia en el Kurdistán y reitera que "no es constitucional"

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ha vuelto a expresar este martes su rechazo al referéndum de independencia en la región semiautónoma del Kurdistán, previsto para el 25 de septiembre, resaltando que los kurdos son socios en un Irak indivisible.
"Hace unos meses subrayé en dos o tres ocasiones que este referéndum no es constitucional. Si se mira la Constitución iraquí, está claro que vivimos en una patria y que somos socios en ella. No se deben tomar medidas unilaterales", ha dicho.
Así, ha dicho que, si bien no apoya las fronteras surgidas del Acuerdo de Sykes-Picot, se trata de una realidad que hay que aceptar, advirtiendo que la modificación de las mismas "provocaría sangre y víctimas", según ha informado la cadena de televisión kurda Rudaw.
Al Abadi ha indicado además que la relación entre los kurdos y el Gobierno central ha cambiado, mejorando respecto a la existente durante el régimen de Sadam Hussein, que perpetró numerosas masacres contra esta comunidad.
"Los kurdos siempre decían que el Ejército iraquí les oprimía, y el Ejército iraquí anterior decía que los kurdos les mataban en sus ataques. Gracias a Dios, este Ejército no es como el anterior, ni los 'peshmerga' --las fuerzas de seguridad del Kurdistán-- son como los anteriores. Ahora somos un país unido", ha recalcado.
El primer ministro ha afirmado además que los países de la región "se sentirá amenazada" en caso de que el Kurdistán iraquí obtenga la independencia, pidiendo a los kurdos que "continúen la coordinación" con Bagdad.
El presidente de la región semiautónoma, Masud Barzani, afirmó a finales de junio que el resultado del referéndum de independencia será vinculante, agregando que la fecha y el modo de llevar a cabo la misma son negociables.
"El 25 de septiembre, el pueblo del Kurdistán iraquí decidirá en un referéndum vinculante si quiere independencia o seguir siendo parte de Irak. La votación resolverá un conflicto tan antiguo como el propio Estado iraquí entre las aspiraciones del pueblo kurdo y un Gobierno en Bagdad que no ha tratado a los kurdos como ciudadanos completos", indicó, en un editorial publicado en el diario estadounidense 'The Washington Post'.
En el mismo, resaltó que "el ejercicio por parte del Kurdistán iraquí de su derecho a la autodeterminación no amenaza a nadie y hará que esta región volátil sea más estable".
"No alterará las fronteras de ningún país vecino y, si se hace bien, fortalecerá las relaciones entre los árabes y los kurdos de Irak. Estamos dispuestos a hacer todo lo posible para satisfacer las preocupaciones de Irak en el caso probable de que el voto sea favorable a la independencia", dijo.
En este sentido, manifestó que las autoridades del Kurdistán "desean incorporar únicamente los territorios en los que la población quiera por amplia mayoría ser parte del Kurdistán". "Lo último que queremos es una disputa territorial duradera con Irak que pueda envenenar nuestras relaciones futuras", añadió.
Barzani argumentó además que "la guerra contra Estado Islámico supone un modelo de cómo los kurdos y los árabes podría cooperar en el futuro", resaltando que "en la batalla para expulsar a Estado Islámico de Irak, los peshmerga --las fuerzas de seguridad kurdas-- y el Ejército iraquí han formado una alianza entre iguales".
"Independientemente del referéndum, mantendremos nuestra cooperación con las fuerzas iraquíes y occidentales hasta la victoria final frente a Estado Islámico", remachó.
EL ANUNCIO DEL REFERÉNDUM
A principios de abril, el Gobierno del Kurdistán iraquí había aprobado la celebración del referéndum de independencia de Irak durante este mismo año tras una reunión de los dirigentes de los dos principales partidos, la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) y el Partido Democrático del Kurdistán (PDK).
En la declaración conjunta, ambos partidos dijeron que la nación kurda tiene derecho a votar su propio futuro, según la práctica de autodeterminación ya que es "derecho natural de la nación de Kurdistán decidir sobre su camino político y administrativo en un referéndum y como entidad de un estado independiente".
La región del Kurdistán iraquí, en el norte del país, es autónoma e independiente 'de facto' desde la guerra de Irak de 1991 y cuenta con su propio ejército, los Peshmerga. Es una de las cuatro regiones históricas del Kurdistán junto con la región kurdo-siria (Rojava), el sureste de Turquía y el noroeste de Irán.