Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Abadi afirma que la práctica totalidad del este de Mosul está en manos de las fuerzas de seguridad

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ha asegurado este miércoles que la práctica totalidad del este de la localidad de Mosul está bajo control de las fuerzas de seguridad, tras tres meses de combates con el grupo yihadista Estado Islámico.
En su comunicado, recogido por el portal local de noticias Iraqi News, ha subrayado que "el plan militar básico" ha sido llevado a cabo con éxito "en la mayoría de los ejes de combate".
Asimismo, ha indicado que las operaciones continúan para intentar expulsar a los tihadistas del área de los palacios presidenciales "y varias otras zonas" en el norte de la ciudad.
Horas antes, el jefe de las fuerzas especiales iraquíes anunció que sus tropas han recuperado todas las zonas del este de Mosul que tenían que arrebatar a Estado Islámico, dejando casi la totalidad de esta parte de la ciudad bajo control militar.
El Servicio Antiterrorista se ha hecho con el control de la orilla oriental del Tigris, que divide en dos la ciudad de norte a sur, según ha indicado el teniente general Talib Shaghati a la prensa en Mosul.
Los yihaditas siguen controlando el oeste de la ciudad, su último gran bastión en Irak. De hecho, los órganos de propaganda del grupo han indicado que han procedido a una "retirada táctica" en el este de Mosul.
El asalto a Mosul, en el que participa una fuerza terrestre de 100.000 hombres del Ejército y la Policía iraquíes, así como peshmerga kurdos y las Unidades de Movilización Popular, es la batalla más compleja en Irak desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003.
La ofensiva, lanzada el 17 de octubre de 2016 por el Gobierno de Al Abadi, entró en una segunda fase en 29 de diciembre, tras varias semanas reforzando posiciones para consolidar los avances logrados hasta entonces.
La reconquista de Mosul supondría un golpe estratégico y simbólico contra Estado Islámico, que aspira a gestionar un 'califato' en Irak y Siria donde aplicar una estricta visión de la 'sharia'.