Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AP condena el anuncio de construcción en asentamientos de Jerusalén Este y pide a la ONU que actúe

La Presidencia de la Autoridad Palestina ha condenado este domingo la decisión de las autoridades israelíes de autorizar la construcción de otras 560 unidades de vivienda en Jerusalén Este.
El portavoz de la Presidencia, Nabil Abu Rudeineh, ha recalcado que la decisión supone un desafío a la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, reclamando al organismo que "actúe urgentemente".
"Pedimos al Consejo de Seguridad (de la ONU) que actúe urgentemente según la resolución 2334 y ponga fin a la política extremista del Gobierno israelí, que está destruyendo la solución basada en dos estados", ha dicho, según ha informado la agencia oficial palestina de noticias, WAFA.
El presidente del Comité de Planificación de Jerusalén, Meir Tugman, ha hecho el anuncio durante la jornada del domingo, confirmando que la decisión había quedado a la espera de la inauguración de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, dadas las críticas de su predecesor, Barack Obama, a la política expansionista de Israel en los territorios palestinos ocupados.
"Me dijeron que esperara a que Trump asumiera el poder porque no tiene ningún problema con que construyamos en Jerusalén", ha indicado Tugman, antes de anticipar que existen planes, pendientes de aprobación, para construir cientos de viviendas adicionales.
Las nuevas viviendas se construirán en los asentamientos de Pisgat Zeev, Ramat Shlomo y Ramot, anexionadas a Jerusalén, en territorio carente de reconocimiento internacional.
En los asentamientos judíos de Cisjordania y Jerusalén Esta viven unos 570.000 colonos. El Derecho Internacional los considera ilegales, si bien el Gobierno israelí distingue entre legales e ilegales, en función de que hayan recibido una autorización previa.