Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI denuncia una "agresión desmedida" contra defensores de los DDHH en todo el mundo

Amnistía Internacional ha lanzado este martes una campaña a nivel mundial a través de la que denuncia "la agresión desmedida" contra activistas de todo el mundo. La ONG indica que en el año 2016 murieron 281 defensores en al menos 22 países, mientras que en 63 países este colectivo fue objeto de campañas de desprestigio, en otros 68 países fueron arrestados o detenidos y en 94 sufrieron amenazas y agresiones.
"Lo que presenciamos hoy es una agresión desmedida por parte de los gobiernos, grupos armados, empresas y otros actores con poder contra el derecho mismo a defender los Derechos Humanos", ha dicho el secretario general de Amnistía Internacional, Sail Shetty, durante la presentación de 'Valiente', una campaña con la que la ONG pretende aumentar la visibilidad de las distintas luchas y denunciar los ataques de aquellos que dedican su vida a los Derechos Humanos.
La responsable de Amnistía Internacional Maribel Tellado ha afirmado, durante el acto de presentación, que existe un clima generalizado a nivel global en el que los "defensores y defensoras corren peligro". "Defender los Derechos Humanos puede ser incluso letal", ha advertido Tellado.
Con motivo del lanzamiento de 'Valiente', la organización ha publicado también un informe --'Defensores y defensoras de los Derechos Humanos bajo amenaza. La reducción del espacio para la sociedad civil'-- en el que detalla algunos de los peligros a los que están sometidos los activistas, entre los que se encuentran desde el miedo, la estigmatización y el desprestigio hasta las amenazas, las desapariciones o la muerte.
También ha intervenido Dessale Berekhet, escritor y periodista eritreo que trabaja desde el exilio por los peligros que implica la defensa de los Derechos Humanos en su país. Berekhet ha asegurado que emplea su tiempo hablando para la comunidad internacional porque su país "no tiene oídos". Berekhet ha añadido que en Eritrea "no hay leyes, ni Parlamento, ni tribunales" y ha subrayado que, aunque "existe mucho riesgo", "su lucha no es por su propia vida". "La ignorancia del pueblo eritreo es lo que debe cambiarse, antes de que un Ruanda suceda en Eritrea", ha dicho, en alusión al genocidio de 1994.
Además, ha estado presente Pascual Bernabé Velázquez, líder indígena que se ha opuesto a la explotación de los recursos naturales en Huehuetenango, Guatemala. Defiende "la Madre Tierra, el agua y los ríos" mientras su Gobierno, ha asegurado, legisla para las empresas que reprimen a la población. "Peleamos a través de la leyes que muy poco hablan de los derechos de los guatemaltecos y mucho de las posibilidades de las empresas transnacionales", ha denunciado Velázquez.
En el caso de España, Tellado ha asegurado que es un país en el que "se pueden defender los Derechos Humanos", aunque ha advertido de que el país se ha sumado a una tendencia global de reducir el espacio de la sociedad civil". Haciendo referencia a la Ley de Seguridad Ciudadana, Tellado ha denunciado "restricciones indebidas y desproporcionadas" que impiden que se denuncien abusos de las fuerzas de seguridad.