Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI y HRW critican a Qatar por deportar a Arabia Saudí a un activista que viajaba a Noruega

Las organizaciones no gubernamentales Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW) han criticado este martes la deportación a Arabia Saudí de un activista detenido en Qatar cuando viajaba hacia Noruega, país que le había dado asilo.
AI ha indicado que Mohamad al Otaibi fue detenido en la noche del 24 de mayo en el aeropuerto de la capital de Qatar, Doha, reclamando a Arabia Saudí que le libere, advirtiendo del "grave riesgo de tortura" que corre en el país.
"Devolver a la fuerza a Mohamad al Otaibi bajo la excusa de la cooperación judicial a Arabia Saudí, donde se expone a la tortura y a un juicio injusto, es un acto vergonzoso e inhumano por parte de las autoridades de Qatar y una violación flagrante del Derecho Internacional", ha dicho la directora de Investigaciones de AI para Oriente Próximo, Lynn Maalouf.
"Mohamad al Otaibi no es un criminal, sino un activista pacífico que defiende los Derechos Humanos y que, de entrada, no debería ser juzgado", ha agregado, recalcando que "es un prisionero de conciencia" y solicitando a Riad que le libere "inmediata e incondicionalmente".
Asimismo, Maalouf ha solicitado al Gobierno noruego que "haga todo lo posible para presionar a las autoridades saudíes para lograr su liberación y permitirle que viaje a Noruega, como estaba previsto".
"Arabia Saudí tiene un historial abominable de celebrar juicios flagrantemente injustos, torturar y forzar 'confesiones' a la gente. Mohamed al Otaibi está en grave peligro", ha remachado.
Por su parte, la directora para Oriente Próximo de HRW, Sarah Leah Whitson, ha recalcado que las autoridades de Qatar "han ignorado la seguridad de Al Oteibi al entregarle para un juicio injusto y posibles malos tratos en Arabia Saudí".
"La aparente violación del derecho de los refugiados de no ser devueltos a su país a la fuerza envía el preocupante mensaje de que los activistas pro Derechos Humanos no pueden sentirse seguros en todo el Golfo", ha lamentado.
Al Oteibi está acusado de "participar y formar una asociación y anunciarlo antes de obtener la licencia necesaria", "participar en la redacción, firma y publicación de comunicados en Internet que ofenden la reputación del país" y "convertir en hostiles a organizaciones humanitarias al publicar informaciones falsas a través de las redes sociales.
El activista llegó a Qatar en febrero de 2017, después de que las autoridades saudíes retiraran la prohibición de viaje que pesaba contra él por una condena previa por sus actividades como activista.
Al Otaibi fue arrestado en el aeropuerto de Doha cuando llegó junto a su esposa para volar a Noruega. El 28 de mayo, su esposa llamó a la Seguridad del Estado, quien confirmó que había sido deportado a Arabia Saudí.