Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AI y HRW advierten a Francia de que extender el estado de emergencia es peligroso para la democracia

Las organizaciones en defensa de los Derechos Humanos Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW) han advertido este jueves de que la aprobación de la extensión del estado de emergencia --aprobado por el Parlamento este miércoles-- impuesto tras los atentados de París, hace más de un año, pone en peligro la democracia del país.
"Con cada extensión, el estado de emergencia se convierte poco a poco en la nueva norma, algo que es peligroso para una democracia basada en el estado de derecho", ha apuntado el director del programa de antiterrorismo de HRW, Nadim Houry.
Houry ha recordado, además, que ya que todo apunta a que el terrorismo seguirá siendo una amenaza en el futuro, "las autoridades deberían plantearse seriamente volver a evaluar su dependencia en medidas excepcionales y regresar a las medidas legales existentes".
Según las organizaciones, la última extensión del estado de emergencia --que una vez que finalice habrá sumado un total de 20 meses bajo este régimen-- podría llegar a normalizar este tipo de medidas mientras se van debilitando los Derechos Humanos y el estado de derecho.
El ministro de Interior, Bruno Le Roux, justificó la solicitud de extensión ante el Parlamento asegurando que la amenaza terrorista sigue siendo "extremadamente alta", ya que hay un importante riesgo de ataques en el futuro cercano, dada la proximidad del periodo electoral --entre abril y junio de 2017 se celebrarán comicios presidenciales y legislativos--.
Asimismo, las dos organizaciones han instado al Gobierno galo a reforzar las garantías en torno al uso del arresto domiciliario como medida, en un contexto en el que de las casi cien personas sujetas a esta sanción, "37 lo han estado durante un año o incluso más tiempo".
Por otro lado, HRW ha recordado que existen muchas dudas en torno a la eficacia de estas medidas, ya que el número de procedimientos judiciales como resultado de estas medidas adicionales es bajo, en comparación con los procedimientos ordinarios.
De hecho, la comisión que investiga los ataques de noviembre de 2015 --que dejaron 130 muertos en la capital-- concluyó el pasado mes de julio que el estado de emergencia había tenido un impacto "limitado" en la mejora de la seguridad en el país.
Por último, el director de AI para Europa, John Dalhuisen, ha subrayado cómo la situación en el país ha llevado a un contexto donde los abusos contra los Derechos Humanos son más habituales.
"Esta extensión amenaza con una amenaza de seguridad generalizada en el motivo para adoptar un estado de emergencia permanente", ha explicado Dalhuisen.
"El uso continuo de poderes ejecutivos desproporcionados y con escasos controles sobre su uso está dando lugar a una serie de abusos contra los Derechos Humanos", ha continuado.
En este contexto, ha concluido afirmando que a largo plazo se presentará al pueblo francés una situación en la que deban elegir entre tener derechos o seguridad, situación que, aseguran, es irreal.