Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACH alerta de que hasta 500.000 niños podrían morir durante la "estación del hambre" en el Sahel

Unos 8,6 millones de niños podrían llegar a padecer desnutrición aguda y medio millón podría perder la vida con la llegada de la "estación del hambre" al Sahel, es decir, el periodo entre cosechas que comienza en junio, según ha alertado este martes Acción Contra el Hambre (ACH).
Actualmente en el Sahel 4 millones de niñas y niños sufren desnutrición aguda severa y durante los próximos meses esta cifra podría llegar a duplicarse, ha subrayado la ONG en un comunicado.
La "estación del hambre" llega en un momento en el que 4,9 millones de personas se han visto obligadas a desplazarse huyendo de la violencia del grupo terrorista Boko Haram en Nigeria y de otros grupos extremistas en la cuenca del lago Chad y en el norte de Malí. A este número de desplazados hay que sumar los 970.000 refugiados que hay en la región. La hambruna alcanza ya a 43.000 personas, según la ONG.
La responsable geográfica de Acción contra el Hambre en Malí y Níger, Lucía Prieto, ha incidido en que el que se plantea ahora es "un escenario de extrema fragilidad", por tratarse del periodo entre cosechas, "que cada año provoca la muerte de un millón de niños por desnutrición".
Además, "en 2017 se suma una enorme carga de violencia que está exacerbando el hambre, con movimientos de la población, campos quemados o abandonados y mercados interrumpidos", ha añadido. "Nos tememos que el número de admisiones en nuestros programas nutricionales se disparará en los próximos meses", ha explicado Prieto, quien ha subrayado que "no podremos decir que no lo sabíamos".
Por otra parte, el responsable de África Occidental de Acción contra el Hambre, Mamadou Diop, ha alertado de que "todos los años los precios de los alimentos suben cuando los agricultores han acabado sus reservas y su demanda es mayor, pero el aumento de los precios de los cereales que estamos observando en Níger, Malí y Mauritania es el mayor de los últimos cinco años".
"Se trata en el fondo de un mecanismo de especulación", ha explicado Diop, quien ha continuado diciendo que "los agricultores deben pagar hasta tres veces el precio del cereal que vendieron tras la cosecha y que no pudieron almacenar".
También los pastores preocupan a la ONG con motivo del "déficit importante de pastos en las zonas de Tahoua, Maradi y Zinder, en el sur de Níger, lo que está ejerciendo una presión importante sobre los pastores nómadas", ha dicho Diop, quien ha subrayado que "solo una distribución urgente de forraje para el ganado podría paliar esta situación".
Además, el precio de las cabras se ha desplomado debido al descenso de la demanda desde Nigeria, con lo que el poder adquisitivo de los pastores ha caído en picado.
ACTUACIÓN DE ACH
Con el objetivo de garantizar la atención de todos los afectados, Acción contra el Hambre está redoblando sus esfuerzos para paliar los aspectos más preocupantes de cara a la estación del hambre en Sahel. Entre otras acciones, la campaña comprende el seguimiento de la fluctuación de los precios de alimentos, el suministro de forraje en las zonas pastorales más afectadas, la atención a la población desplazada y el seguimiento del cumplimiento de los acuerdos de financiación de la Conferencia de Oslo para la crisis del Lago Chad.
Con el fin de sensibilizar y dar a conocer este fenómeno estacional, Acción contra el Hambre y la Comisión Europea han puesto en marcha la campaña "El sonido del hambre", una iniciativa apoyada por Radio 3 y Fnac en la que se está trabajando activamente para minimizar los daños de un fenómeno completamente previsible que cada año pone en riesgo la vida de cinco millones de niños.