Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACH denuncia que la guerra en Siria suma 2.000 días con necesidades acuciantes para la población civil

El próximo domingo 4 de septiembre se cumplen 2.000 días de guerra en Siria, y la organización humanitaria Acción Contra el Hambre (ACH) ha denunciado este viernes la grave situación de emergencia en la que se encuentran millones de personas, en parte debido a la grave falta de financiación que la comunidad humanitaria está sufriendo para poder asistir a los más afectados por el conflicto armado.
La guerra cumplió 5 años el pasado mes de marzo. A medida que ha ido pasando el tiempo, los combates no han hecho más que empeorar la situación vital de miles de personas, que se ven obligadas a dejar sus hogares cada día. ACH ha recordado que mientras la comunidad internacional busca una solución política a la guerra, también tiene la "obligación legal" de seguir apoyando a la población civil.
Según la organización humanitaria las potencias internacionales que participaron en la conferencia 'Supporting Syria and the Region', que se celebró en Londres a principio de año, deben cumplir con los objetivos que se plantearon en la cumbre y no pueden dejar que queden en papel mojado.
"No se trata de pedir más fondos sino de hacer realidad las promesas adquiridas en Londres. A día de hoy sólo el 42 por ciento de los fondos solicitados para 2016 se han hecho efectivos", ha explicado Menna Seged, responsable de Incidencias y Relaciones Institucionales de ACH. A falta de menos de cuatro meses para que finalice el año, la comunidad humanitaria no ha recibido ni la mitad de la financiación que solicitó para 2016.
5 MILLONES DE PERSONAS SIN AYUDA
El conflicto ha dejado a más de cinco millones de personas en situación de emergencia, debido a que se encuentran en zonas de difícil acceso. En particular, más de 600.000 sirios están localizados en 18 áreas bajo asedio, totalmente aislados del mundo exterior. El bloqueo que sufren las ONG y las organizaciones internacionales está provocando que miles de mujeres y niños sufran inseguridad alimentaria y problemas sanitarios.
Otro de los puntos que ha destacado ACH es que la comunidad internacional no está apoyando lo suficiente a los países cercanos a Siria, en particular, a Líbano, Turquía y Jordania, que acogen a más del 90 por ciento de los refugiados sirios en el mundo.
Líbano, a pesar de su reducido tamaño, acoge a más de un millón de personas, lo que significa que una de cada cuatro personas en el país es un refugiado. Turquía es la nación en la que más refugiados viven, un total de 2.541.000 personas, de acuerdo con datos de Naciones Unidas. La financiación es vital para que estos países puedan seguir adelante con su labor humanitaria y poder asistir a todas estas familias.
"Los refugiados sirios suponen una presión añadida para las frágiles economías de estos países y necesitan ser apoyados. Su estabilidad depende de ello", ha declarado el director de Operaciones de Acción contra el Hambre, Vincent Stehli.
Por otra parte, para los refugiados resulta prácticamente imposible obtener un permiso de trabajo que les permita aliviar parte de la tensión económica que provocan. "En Líbano, más del 70 por ciento de los refugiados no disponen de documentos en regla y trabajar de forma ilegal puede llegar a suponer la deportación a Siria", ha explicado Diana Jiménez, responsable de ACH en Líbano.
La ONG ha pedido a la comunidad internacional que no se olvide de las graves dificultades por las que están pasando los refugiados y los ciudadanos sirios que siguen en su país, que han tenido que hacer frente a uno de los peores conflictos armados de las últimas décadas.
Como miembro del Fórum de ONG Regional de Siria (SIRF, por sus siglas en inglés) ha exigido a las potencias occidentales que al menos el 10 por ciento de la población refugiada siria --alrededor de 500.000 personas-- sean acogidos en terceros países. Según ha explicado ACH, de esa forma, la comunidad internacional mostraría que "no da la espalda" a la guerra en Siria, que durante los últimos cinco años ha provocado la muerte de más de 400.000 personas.