Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos siete insurgentes afganos muertos tras tratar de atentar contra una base de la OTAN cerca de Kabul

Milicias afganasReuters
Durante el tiroteo también han resultado heridos cinco soldados de las fuerzas internacionales. Los insurgentes trataban de atacar el complejo militar, una de las mayores bases aérea de la Alianza en Afganistán. "Siempre estamos preparados para ataques contra nuestra base, la respuesta de esta mañana fue inmediata", ha añadido Counts.
Bagram, que está situada a una hora de Kabul en coche, acoge en su mayoría a efectivos del Ejército de Estados Unidos. Un portavoz de los talibán, Zabiulá Mujahid, aseguró que 20 insurgentes vestidos con chalecos suicidas habían acudido a Bagram para atacar la base.
Los talibán, que suelen exagerar sus cifras, han anunciado una ofensiva contra el Gobierno afgano, las tropas internacionales y los representantes diplomáticos enviados al país centroasiático, en respuesta a los planes de la OTAN de lanzar una ofensiva contra el principal bastión de los rebeldes, situado en la sureña provincia de Kandahar.
Ayer, martes, un atentado suicida con coche bomba contra un convoy militar de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), la misión internacional en Afganistán liderada por la OTAN, causó la muerte de doce civiles y de seis soldados extranjeros, entre ellos tres estadounidenses.
Y 28 insurgentes mueren en Pakistán
Al menos 28 milicianos talibán paquistaníes han muerto en un ataque perpetrado por más 200 insurgentes contra un puesto policial en una región tribal del noroeste del país, en el que también fallecieron dos soldados, informan fuentes oficiales paquistaníes.
Los combates tuvieron lugar en la región de Orakzai, fronteriza con Afganistán, que junto a la región de Jiber están siendo objeto durante las últimas semanas de un recrudecimiento de la ofensiva del Ejército paquistaní y la aviación estadounidense en la zona, donde se sospecha se esconden los cabecillas de la insurgencia afgana y de la red terrorista Al Qaeda.