Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La instalación de bases militares estadounidenses en Colombia divide a Sudamérica

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, continúa su gira por siete países sudamericanos con el difícil objetivo de encontrar un respaldo al acuerdo entre Bogotá y Washington, que permitirá la ubicación de siete bases militares estadounidenses en el país latinoamericano, para intensificar la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.
Esta decisión está generando un malestar generalizado en la región, con el presidente venezolano a la cabeza. Hugo Chávez ha advertido que la instalación de bases estadounidenses en Colombia podría desatar un conflicto bélico en América Latina. "Estas bases podrían ser inicio de una guerra en Sudamérica", señaló el mandatario. "Se trata de los 'yankees', la nación más agresora de la historia de la humanidad", añadió, en una rueda de prensa con medios internacionales desde el Palacio de Miraflores.
Además, para justificar aún más su decisión, Chávez resaltó que Colombia aún no ha presentado pruebas de que las armas incautadas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, fuesen entregadas por Venezuela, quien las habría adquirido previamente de Suecia.
Ecuador y Venezuela sin relaciones
El Gobierno peruano es por ahora el más comprensivo con la decisión de Uribe, que ha desatado las iras de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua.
Las relaciones de Ecuador y Colombia están rotas desde marzo del 2008 por decisión del primer país en respuesta a un ataque colombiano a un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano.
Además, Venezuela tiene "congeladas" las relaciones comerciales y diplomáticas con Colombia desde julio tras la denuncia colombiana del hallazgo de lanzacohetes de procedencia venezolana en poder de la guerrilla de las FARC y en rechazo al acuerdo militar con EEUU.
Paraguay acepta con condiciones

No obstante, Uribe ha obtenido un reconocimiento condicionado del gobierno paraguayo para negociar con "autonomía y soberanía" un acuerdo militar con EEUU.
Paraguay fue el último destino del miércoles de Uribe, después de que se reuniera por la mañana en Santiago con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y por la tarde con la de Argentina, Cristina Fernández, en Buenos Aires.
La gira de Uribe, que finalizará este jueves en Uruguay y Brasil, comenzó el martes en Lima con un encuentro con su homólogo peruano, Alan García, y prosiguió por la noche en La Paz con otra entrevista con el presidente boliviano, Evo Morales.
Argentina y Chile estudian
En Buenos Aires, el Gobierno argentino no ha hecho de momento ningún comentario sobre la reunión de Fernández con Uribe, aunque fuentes oficiales han recordado que Argentina "siempre estuvo en contra de la presencia de la instalación de bases de potencias extranjeras en Latinoamérica".
Por su parte, el canciller chileno, Mariano Fernández, ha declarado que "Bachelet ha reiterado que Chile respeta la soberanía, el interés nacional y las decisiones políticas de cada país en este continente, y en este caso particularmente de Colombia".
"Cómo nos vamos a involucrar nosotros en parecernos bien o mal que haya acuerdos militares de un país con otro. Nosotros lo respetamos", recalcó el ministro chileno.