Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El miedo se instala en Japón mientras la UE lo califica de "apocalipsis"

Una nueva explosión eleva la alarma radioactiva en FukushimaReuters
La Agencia Internacional de la Energía Atómica ha declarado este martes que el núcleo del reactor dos de la central japonesa de Fukushima 1 podría haber sufrido daños tras el terremoto y posterior tsunami que sacudió el viernes a la zona nororiental del país asiático. El director general de la AIEA, el japonés Yukiya Amano, ha confirmado esta "posibilidad", aunque ha subrayado "que el daño sería de menos del 5 por ciento".
Amano ha calificado de "preocupantes" las últimas noticias llegadas desde la planta de Fukushima, aunque ha vuelto a descartar que pueda producirse un desastre como el ocurrido en Chernobil en 1986.
El terremoto y posterior tsunami ha dañado las funciones de refrigeración del complejo de Fukushima. Pese a la incertidumbre reinante, TEPCO ha declarado que los niveles de líquido en el reactor dos de Fukushima 1 se recuperan progresivamente. Las barras de esta unidad quedaron completamente expuestas el lunes, lo que hizo temer una posible fusión del nucleo.
Por otra parte, el Gobierno japonés ha ordenado inyectar agua en una piscina del reactor cuatro de la central de Fukushima 1 donde se encuentran barras de combustible gastadas, según ha informado la agencia de noticias Kiodo. Esta piscina, utilizada para almacenar el combustible ya agotado, podría estar hirviendo y causar que las barras queden expuestas y se sobrecalienten.
La compañía operadora de la central nuclear de Fukushima-1, la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO, por sus siglas en inglés), había anunciado este martes que comenzará a suministrar agua a la piscina de combustible nuclear del reactor número cuatro en dos o tres días.
Tranquilidad tras las réplicas
Japón ha sido escenario en los últimos días de decenas de réplicas que han hecho temer nuevos daños en otras plantas atómicas del país. Una de estas réplicas, de 6,1 grados, tuvo lugar este martes y su epicentro se situó a unos 100 kilómetros de distancia de la central de Hamaoka.
Sin embargo, según la AIEA, la planta no ha sufrido daños y continúa operando "de forma segura". "Las unidades uno y dos están desmanteladas, la tres se encuentra bajo inspección y no operativa, y las unidades cuatro y cinco siguen operando con seguridad después del terremoto", ha explicado la agencia de la ONU.
Bruselas califica el accidente de Fukushima de "apocalipsis"
Por su parte, el comisario de Energía de la Comisión Europea, Günther Oettinger, ha calificado este martes de "apocalipsis" el accidente en la central nuclear de Fukushima provocado por el terremoto que afectó a Japón el pasado viernes y ha asegurado que "casi todo está fuera de control" en esa planta.
"Se ha hablado de apocalipsis y yo creo que esta palabra está particularmente bien elegida", ha dicho Oettinger en una comparecencia ante la comisión de Energía de la Eurocámara. El comisario se ha declarado "muy preocupado" por lo que está ocurriendo en las últimas horas en la central de Fukushima por considerar que "casi todo está fuera de control".
"Espero que no ocurra lo peor, pero no podemos excluir que ocurra lo peor en las próximas horas y días", ha avisado el comisario de Energía.
Radioactividad elevada
La Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) ha informado de que los niveles de radiactividad tras el accidente se han disparado a los 8.217 microsievert por hora, 16 veces más que la cantidad anual a la que se encuentra expuesta una persona, ya que la emisión habitual es de 500 microsievert por hora.
Poco antes de que se produjera el accidente, la eléctrica ya había detectado niveles preocupantes de contaminación -unos 965 microsievert por hora-, por lo que había ordenado evacuar a los trabajadores que se estaban encargando de las tareas de refrigeración del reactor.
Tokio, amenazada
En Tokio también se elevaron los niveles de radiación y se detectaron pequeñas cantidades de sustancias radiactivas como cesio, según el Gobierno Metropolitano, citado por la agencia Kyoo.
La televisión local NHK señaló que la radiación en Tokio superaba en cerca de 20 veces el nivel ordinario, aunque según las autoridades locales esto no implica riesgos inmediatos para la salud.
Aumenta el número de muertos
La Agencia de Policía Nacional japonesa ha elevado este martes el balance por el terremoto de 9 grados y el posterior tsunami del pasado viernes a un total de 3.373 fallecidos y 6.746 desaparecidos, según ha informado la agencia de noticias Kiodo.
Las autoridades niponas han rescatado por el momento a unas 25.000 personas, incluida una mujer de 70 años de edad que fue encontrada viva este martes en una vivienda de Otsuchi, en la prefectura de Iwate, 92 horas después del seísmo.
Por el momento, se desconoce la situación en que se encuentran los cerca de 8.000 residentes en esta localidad, que representa la mitad de la población de la prefectura.
En la ciudad de Minamisanriku, en Miyagi, el Gobierno local ha confirmado que no ha podido contactar con unas 10.000 personas y sólo ha podido constatar que unas 2.000 han sobrevivido al movimiento telúrico y el posterior tsunami.