Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BBVA prevé un crecimiento negativo de la economía española en el último trimestre

El euro tiembla ante el ataque de los mercados especulativos.EFE

La entidad de Francisco González cree que en 2011 se crecerá un 0.8%

El BBVA ha advertido, en su informe sobre la situación económica de España, de que esté año el país crecerá un 0,8%, aunque el último trimestre el crecimiento podría ser negativo. Para 2012 prevé un crecimiento similar, en torno al 1% del PIB. El banco insiste en la necesidad de cumplir los compromisos de ajuste fiscal y "llevar a cabo reformas estructurales más ambiciosas".
La previsión del BBVA es que la economía española crezca este año por debajo del 1,3% que dice el Gobierno, en concreto la entidad habla de un 0,8%. Es más señala que en el último trimestre del año los datos podría revelar "tasas de crecimiento negativas".
Para 2012 la entidad hace una previsión similar, de un crecimiento en torno al 1% de del PIB. Así, el banco no ha modificado sus previsiones de crecimiento para 2011 y 2012, aunque sí ha empeorado las previsiones de paro para 2011, pasando del 20,9% al 21,5% y en más de un punto porcentual para 2012, desde el 20,9% hasta el 22,1%.
Para evitar que España concluya el año con un crecimiento negativo de la economía, el BBVA recomienda cumplir con los compromisos fiscales –algo que pone en cuestión, ya que cree que el déficit en 2011 será del 6,5% y en 2012 del 4,4%- progresar en la reestructuración del sistema financiero y hacer reformas estructurales más ambiciosas.
El Gobierno que surja de las elecciones del 20N deberá llevar a cabo "con urgencia una agenda sustancial y ambiciosa de reformas", dice el informe. El banco recomienda ajustar los presupuestos a la caída estructural de los ingresos y hacer reformas que reduzcan el desempleo y potencien el crecimiento.
Los datos de decrecimiento se extienden a la economía global y la entidad recomienda a Europa resolver cuanto antes la crisis de la deuda soberana. Además, prevé que si la situación se complica fuera de nuestras fronteras, la demanda externa se verá seriamente dañada.