Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El informe sobre las torturas reabre el debate sobre si debe enjuiciarse a miembros de la CIA

El ex presidente estadounidense George W. Bush junto al director interino de la CIA, John McLaughlin y otros miembros en 2004Reuters
El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha desclasificado una serie de documentos que ponen de manifiesto docenas de casos de abusos por parte de la CIA en las prisiones secretas en Iraq y Afganistán durante 2004.
Además, el informe de la Oficina de Responsabilidad Profesional del departamento solicita que se investiguen cerca de una docena de casos de presuntos abusos y malos tratos a terroristas detenidos por parte de la CIA. De prosperar la solicitud, empleados y responsables de la agencia de inteligencia estarían expuestos a posibles juicios.
Muertos a cargo de la CIA
En un principio, la Fiscalía decidió que estos casos no serían juzgados, pero cuando Holder accedió al cargo a principios de este año tras la toma de posesión de Barack Obama como presidente de Estados Unidos tuvo acceso a los documentos y decidió reconsiderarlo. En ellos se habla incluso de algunas muertes bajo custodia de agentes norteamericanos así como abusos físicos y psicológicos.
Los casos de presuntos malos tratos se centran principalmente en detenidos en prisiones de Irak y Afganistán. Esto es, la mitad de los que inicialmente se investigaron en el Departamento de Justicia y que luego fueron archivados. Barack Obama propuso hace unos meses que no se juzgara a nadie por estos abusos para que el país pudiese avanzar y superar la etapa de George W. Bush.
Los interrogatorios dependerán de la Casa Blanca
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha aprobado la creación de un equipo especial de interrogadores que investigará a los sospechosos de actividades terroristas, según el diario The Washington Post.
El periódico, que cita como fuente de su información a altos funcionarios del Gobierno no identificados, sostuvo que esa medida "es parte de un esfuerzo más amplio para reconducir la política de Estados Unidos sobre detenciones e interrogatorios".

"Formado con expertos de varias agencias de inteligencia y policiales la unidad de interrogatorios tendrá su sede en la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) pero será supervisada por el Consejo nacional de Seguridad, lo cual saca el centro de gravedad de la CIA y da vigilancia directa a la Casa Blanca", explica el Post.