Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inflación comienza el año en tasas positivas

La tasa española de inflación armonizada, medida igual en todos los países de la zona euro, ha comenzado el año en tasas positivas y se ha situado en enero en el 1,1 por ciento, dos décimas por encima de la de diciembre.
Se trata del tercer registro positivo consecutivo interanual tras ocho meses de caídas, las primeras que registró este indicador que comenzó a elaborarse en 1997.
Así lo refleja el indicador adelantado del Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), difundido por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que, de coincidir con la inflación general (IPC), también supondrá el tercer mes con tasas interanuales positivas de inflación.
Gracias a la subida del petróleo
Hasta que se conozcan los datos definitivos, el 12 de febrero, todo apunta a que el principal responsable del aumento de la tasa de inflación continúa siendo la evolución del precio de los carburantes, ya que hace un año el barril del Brent costaba 45,71 dólares frente a los 77,35 dólares de enero este año.
La tasa del 1,1 por ciento, avanzada por el INE, se produce después de que en diciembre los precios, medidos de forma armonizada, subiesen el 0,9 por ciento en tasa interanual y supone el mayor incremento de precios desde diciembre de 2008, cuando la tasa de inflación interanual se situó en el 1,5 por ciento.
Desde agosto, mes en el que el IPC comenzó a moderar su caída, la evolución del precio del petróleo ya era la responsable de las tasas negativas del IPC y del IPCA, dado que la diferencia entre el barril de Brent se había equilibrado.
Tras los aumentos históricos del valor de los carburantes que llevaron la tasa del IPC al 5,3 por ciento en julio de 2008, en agosto de ese mismo año los precios, medidos en tasa interanual, comenzaron a moderarse hasta llegar a alcanzar registros negativos por primera vez en marzo pasado.