Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inflación armonizada baja una décima y se sitúa en agosto en el 1,8 por ciento

El IPCA, la tasa de inflación armonizada (que mide la evolución de los precios con el mismo método en toda la zona euro) ha descendido una décima en agosto con respecto a junio y se ha situado en el 1,8%. De confirmarse este dato con la inflación general, que se conocerá el próximo día 10, los precios de la cesta de la compra se habrían reducido también en una décima.
Según el INE, el dato de la inflación en agosto se explica sobre todo por la bajada de los precios de los carburantes y combustibles, y la subida de los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas.
En julio la inflación armonizada escaló cuatro décimas y se situó en el 1,9%, el registro más alto del indicador en año y medio.
La subida del precio de los carburantes hizo que el IPCA alcanzase una cota histórica del 5,3% en julio de 2008, pero a partir de ese mes los precios interanuales comenzaron a moderarse hasta llegar a registros negativos por primera vez en marzo de 2009, que se mantuvieron hasta octubre de ese año.
Inflación positiva desde octubre de 2009
Desde entonces, el IPCA ha tenido registros positivos hasta alcanzar su máximo el mes pasado, ya que la tasa anterior más alta fue del 2,4% en noviembre de 2008.
El dato definitivo del IPC general, que se conocerá el próximo 10 de septiembre, normalmente no suele variar en más de una o dos décimas del armonizado.
El INE elabora este indicador para incorporarlo al cálculo del índice adelantado del IPCA en toda la zona del euro y lo difunde Eurostat, con el objetivo de ofrecer datos equiparables a los que se elaboran en Estados Unidos.
El indicador adelantado se calcula utilizando la misma metodología que la que se emplea para el cálculo del IPC, con la salvedad de que para el primero se hace una estimación de los datos de los que aún no se dispone en el momento de la publicación.