Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 'indignados' se despiden de Sol

Los indignados hacen una sentada en la plaza de Cibeles.GTRES
Los 'indignados' de Madrid han levantado este domingo la acampada en la Puerta del Sol, aunque no todos se han marchado, y se han despedido con una improvisada manifestación por el centro de la ciudad.
Con un "aplauso mudo", que ha dado la vuelta al mundo, ha terminado la acampada de Sol, la pionera de un movimiento que promete resistir. A modo de despedida, los indignados han protagonizado una improvisada manifestación por el centro de la ciudad. Un numeroso grupo de personas ha recorrido la Gran Vía madrileña, las emblemáticas plazas de Cibeles y Neptuno, cortando el tráfico a su paso y realizando sendas sentadas, los 'indignados' han llegado a la sede de la Cámara Baja con gritos de 'Eso, eso, eso nos vamos al Congreso'.
La presencia policial se ha dejado notar durante parte del recorrido de la marcha, presidida por una pancarta con el lema 'Stop Represión, libertad de expresión' en protesta por los incidentes durante la investidura de varios alcaldes.
Tanto en Cibeles como en el Congreso de los Diputados, varias lecheras de la Policía aguardaban de manera preventiva por si fuera necesaria su intervención. Finalmente, el grueso de los congregados decidió poco antes de las dos de la madrugada marcharse de manera voluntaria aunque con la amenaza de regresar. 'Hoy nos vamos, mañana volvemos', corearon.
Desalojo entendido como transformación
Durante este domingo, los 'indignados' y los servicios de limpieza, se han afanado en levantar el camapemto y devolver a la plaza su aspecto original, aunque un grupo reducido de personas ha decidido quedarse a título individual.
El fin de la acampada no es entendido como el fin de las protestas, sino como una "transformación" de la reivindicación ciudadana, por lo que la supervivencia de la acampada no tiene que estar necesariamente vinculada a la continuidad de los grupos de trabajo formados para la recogida y elaboración de propuestas.
Los comerciantes de la zona de Sol han mostrado este domingo su "alegría" por que los 'indignados' hayan empezado a desmantelar al mediodía el campamento ubicado desde hace semanas en el 'kilómetro cero' y esperan poder empezar a desarrollar su trabajo de nuevo "libremente".
En Santiango y Valencia, se quedan
Los indignados de otras ciudades, han decidido quedarse, tras aprobrarlo en sus asambleas. Es el caso de Valencia, el campamento de la Plaza del Ayuntamiento se mantendrá de forma indefinida, al menos hasta que se extienda a los barrios, y en la Plaza del Obradoiro de Santiago, de momento no se marchan. Se plantean permanecer hasta el próximo domingo, cuando hay convocada una gran manifestación del movimiento 15-M en toda Europa.
En la ciudad de Barcelona acordaron levantar la acampada de la Plaza Cataluña pero unos cuantos se resisten.
Con el 19-J en el horizonte
Las sucesivas movilizaciones y encuentros asamblearios marcarán la continuidad y el futuro de la protesta, las asambleas de los barrios y pueblos asumirán el protagonismo que deja Sol.
En el horizonte, una nueva cita tratará de canalizar las protestas en otra acción ciudadana masiva: la manifestación del próximo 19 de junio. Los convocantes el 15M, Democracia Real Ya, anuncian la manifestación en su web.
Esta marcha se plantea de un modo distinto a la que inició todo, ya que desde asambleas de barrio se han convocado diferentes marchas que se dirigirán hacia el centro de Madrid para encontrarse en el Congreso de los Diputados.