Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aunque indignados, los jóvenes de Pozuelo respetan la prohibición del botellón

Finalmente esta pasada noche ha transcurrido sin incidentes en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón. El clima era tranquilo pero los jóvenes se han mostrado indignados ante la prohibición del botellón y el amplísimo despliegue policial puesto en marcha para evitar disturbios como los de la semana pasada.
Y es que, varias furgonetas de la Policía Nacional, Municipal y de las Brigadas Especiales de Seguridad de la Comunidad de Madrid (Bescam) y un helicóptero vigilaban todo el municipio. Los agentes se han situado especialmente en el centro festivo y en la estación de Cercanías. Allí, a los mayores de edad les dejaban pasar las bolsas aunque sí que les advertían de que no estaba permitido ni la tendencia ni el consumo de alcohol en la calle.
Aunque algunos si que se arriesgaron. A escasos metros del perímetro festivo, varios grupos de jóvenes bebían alcohol escondidos y en la penumbra. Algunos de ellos, repetían que el pasado fin de semana los antidisturbios se excedieron con las pelotas de goma y criticaban el despliegue de seguridad que se había llevado a cabo este fin de semana.
Menos gente, menos fiesta, menos dinero
Los habituales asistentes a las fiestas si que han notado que debido al enfrentamiento del pasado fin de semana, este año, las fiestas de Pozuelo no han tenido la misma afluencia de gente. "Mucha gente de otros pueblos que vienen todos los años, no se han atrevido a venir", aseguraban muchos de ellos.
Y a tenor de este aspecto, los feriantes han sido otros de los grupos más afectados. No sólo coinciden en que este año han sido una 'ruina', sino que además se muestran en contra del Ayuntamiento."Estamos peor que la época franquista", se ha quejado una feriante. Por ello, ha anunciado que el gremio emprenderá las medidas legales oportunas contra el Consistorio.