Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La increíble historia de Brewster, el perro rescatado que llevaba meses sin comer

Brewster, el bóxer al que su dueño no le dió de comer en mesesFACEBOOK

Brewster ha vuelto a nacer. Después de que este bóxer fuera dejado de forma misteriosa en un refugio de animales de Nueva York con una severa desnutrición y que los responsables del centro le dedicaran sus mejores cuidados, este perro parece otro.

Un peculiar samaritano llevó a Brewster al centro, donde dijo haberlo encontrado en un parque cercano en tan lamentable estado. Los cuidadores quedaron sorprendidos y empezaron con el tratamiento del animal, que tenía una desnutrición en el estadio más grave - pesaba menos de 11 kilos, siendo unos 30 kilos su peso ideal - que podría incluso haberle provocado la muerte. El hombre que le llevó, insistió en que, cuando el perro estuviera saludable, él lo adoptaría. Esto extrañó a los responsables del centro de acogida, pero de igual manera, pusieron todo su empeño en ayudar a Brewster.
Cuando el can estuvo recuperado, el refugio llamó a este 'interesado' hombre que les contestó unicamente con negativas. Este cambio de actitud extrañó tanto a los cuidadores que decidieron avisar a la policía, sospechando que no fuera oro todo lo que relucía. Y así fue. La policía de Nueva York (NYPD) descubrió que, en realidad, ese 'bondadoso' hombre era el responsable de que Brewster no hubiera comido en meses, como descubrieron al registrar su casa y comprobar que no había ni rastro de comida para animales.
Según informa el NY Daily News, el dueño, llamado Anthony Esteves, está imputado ahora por un delito de crueldad animal y falsedad documental (ya que facilitó otro nombre en el centro de acogida), lo que podría suponer una condena de prisión de cuatro años. Por su parte, Brewster continúa en manos de los cuidadores del refugio, que siguen dandole todo su cariño y buscándole una familia que le quiera de verdad.