Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 10 incendios siguen activos en Galicia

Según el último informe de este departamento, el fuego de Boiro (A Coruña), declarado el domingo, sigue activo y ha quemado ya unas 600 hectáreas de terreno. Un total de 180 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) colaboran en la extinción de este fuego, para el que se han desplegado también más de 50 medios aéreos, vehículos, autobombas, nodrizas, camiones y cisternas del Gobierno. El de Muxía (A Coruña) también permanece activo y ha obligado a evacuar a medio centenar de personas.
Por otra parte, Protección Civil informaba de que en torno a las 11.00 horas de este lunes se registraban también incendios activos en Baiona (Pontevedra) y Allande (Asturias). Sobre esa hora, Protección Civil daba también por controlados 12 siniestros de varias provincias, entre los que de destaca el de Barjas (León), iniciado el 8 de agosto. Con un nivel de gravedad potencial que ha descendido a cero, ha arrasado ya unas 992 hectáreas.
También están controlados, aunque se mantienen en un nivel de gravedad potencial 2, los incendios de Santa Comba, Rianzo, Camariñas y Vimianzo (A Coruña). Están controlados también los fuegos de Monterrubio de la Serena (Badajoz); Muros (A Coruña); Cualedro, Chandrexa de Queixa, Muíños y Lobios (Ourense), y Tomiño (Pontevedra).
Nivel mínimo de alerta del fuego en León
La Delegación Territorial de la Junta en León ha rebajado al mínimo (0) el nivel de alerta Infocal del incendio que afecta a los términos municipales de Barjas y Oencia (León) que se encuentra controlado desde última hora de la tarde del pasado domingo. Según datos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta, el incendio que ayer cumplía una semana desde que se originara a las 16.48 horas del pasado domingo, aún requiere los trabajos de los medios autonómicos para lograr su completa extinción.
La Delegación Territorial ha bajado a 0 el nivel de alerta de Infocal ya que en torno a las 19.54 horas del domingo se daban por controladas las llamas. Las estimaciones de la Delegación Territorial, que en un primer momento elevaron a cerca de 1.500 hectáreas el terreno quemado, calculan que finalmente habrán sido unas 1.125. A primera hora de la mañana de este lunes, los servicios de extinción seguían sobre el terreno con la intervención de un técnico, cuatro agentes medioambientales, una autobomba y cuatro cuadrillas de tierra.
Las llamas comenzaron en la tarde del pasado domingo en las cercanías del pueblo berciano de Mosteirós, en el Ayuntamiento de Barjas (León), y el incendio ha arrasado ya más de 1.200 hectáreas de monte bajo, matas de roble y pinos jóvenes. No obstante, a mediados de la pasada semana ya se dio por controlado el fuego, que volvió a reactivarse y se acercó peligrosamente al pueblo de Arnadelo, por lo que se declaró el nivel 2 de alerta.
"Incendio provocado"
El alcalde del municipio coruñés de Boiro, Xosé Deira, ha afirmado que el incendio forestal declarado en la noche del sábado para el domingo está "bastante controlado" y ha denunciado que "prendieron fuego" y pusieron "en peligro a personas que lo estaban sofocando". "Entre la 1.00 y 2.00 vimos como aparecía un foco por la espalda -de los medios de extinción- con la intención de poner en peligro a personas que estaban sofocando el incendio", ha destacado, al tiempo que ha insistido en que tiene "indicios" de que "fue provocado", ya que se registraron "varios focos".
El regidor municipal ha comentado que también de madrugada "alguna casa" estuvo "en peligro" por el fuego, pero en ningún momento fue necesario desalojar vecinos, según ha puntualizado, aunque las llamas "estuvieron a menos de cien metros". No obstante, Xosé Deira ha recalcado que a partir de las 3.30 horas de este lunes, aproximadamente, el incendio, que ha quemado unas 140 hectáreas, según una estimación inicial, quedó "bastante controlado".
Preguntado por las posibles causas del incendio, el alcalde de Boiro ha atribuido a "la falta de cuidado" del monte la expansión del fuego porque "con el viento y sequía cualquier cosa es dinamita". "No está bien cuidado. No nos preocupamos el resto del año del monte", ha lamentado Xosé Deira, quien ha recalcado que no sólo se trata de "una cuestión ecológica, sino económica". Con todo, ha señalado que habría que "darle otra política". "No pueden estar tan descuidados", ha concluido.
Portugal, récord de incendios
Buenas noticias en Portugal, donde han bajado las temperaturas, lo que facilitará la lucha contra los incendios, aunque todavía quedan varios focos activos. Entre ellos, uno en el Parque Natural de Peneda Gerés, cerca de Galicia, y otro en Arcos de Valdevez, donde unos 220 efectivos de los bomberos y cinco aviones combaten las llamas.
A pesar de ello, en lo que va de año la Autoridad Nacional de Protección Civil (ANPC) portuguesa ha registrado 14.601 incendios, una cifra similar a la suma de los fuegos declarados en los tres últimos años. Además, la mitad de los incendios de este año se han producido a partir del 23 de julio.
"Hay un pico a partir de 23 de julio que no ha parado de crecer. Estamos en un promedio de cerca de 400 nuevos incendios forestales por día. El acumulado de incidencias de 2010 es ya muy cercano a la suma de las de 2007, 2008 y 2009", ha explicado el comandante de la ANPC, Gil Martins, en declaraciones recogidas por el diario portugués 'Público'.
En total desde el 15 de mayo se han recopilado datos de 13.145 incidencias, 8.791 de ellas ocurridas a partir del 23 de julio. El último balance de la ANPC recoge 17 incendios activos en la noche del domingo, aunque destaca una disminución de las llamas del fuego de la región de Peneda-Gers. El incendio, iniciado hace ya cinco días, es uno de los más graves actualmente activos en el país.
Destruido casi todo el Parque Ecológico de Funchal, en Madeira
El fuego que afecta desde hace días distintos puntos de Portugal también ha dejado su huella en la isla de Madeira, en pleno Atlántico, donde ha quedado destruido el 95 por ciento del Parque Ecológico de Funchal, un espacio de 1.000 hectáreas destinada a recuperar la flora autóctona. Estos incendios son "un desastre mucho más grave, en términos ecológicos, que el temporal del 20 de febrero" que provocó graves inundaciones en Madeira y costó la vida a 45 personas, según ha afirmado el presidente de la Asociación de Amigos del Parque Ecológico de Funchal, Raimundo Quintal, en declaraciones al diario 'Público'.
El Parque estaba dedicado a la erradicación de especies vegetales invasoras y su sustitución por especies autóctonas como la laurisilva, el tilo, el laurel o el haya y ocupa una superficie escarpada que varía entre los 470 y los 1.810 metros de altitud. El fuego comenzó en la tarde del viernes, avivado por rachas de hasta 100 kilómetros por hora y destruyó todo el trabajo de repoblación, se lamentó el ecologista Quintal, que señaló una importante pérdida de biodiversidad. "El mejor núcleo de vegetación de altura fue literalmente arrasado", dijo.
Quintal alertó además de que la deforestación supone un peligro para las poblaciones de la costa de Madeira, ya que las lluvias podrían arrastrar las tierras ahora desérticas. En ese sentido, el presidente de Cámara Municipal de Funchal, Miguel Albuquerque, ha anunciado este lunes un proyecto de reforestación del Parque Ecológico. "El trabajo de más de doce años de la Cámara y la Asociación de Amigos para la reforestación de las sierras está prácticamente destruido", aseveró.
Rusia siguen en llamas
Aún quedaban un total de 371 focos de fuego activos a lo largo de toda Rusia este domingo, según estimaciones de la página web de la empresa ScanEx, que basa sus cálculos en las imágenes que recibe de dos satélites de la agencia espacial estadounidense (NASA).
Según Nadezhda Pupysheva, portavoz de la empresa, esta cifra significa una disminución sustancial del número de incendios, y se debe en esencia al descenso de las temperaturas registrado en algunas de las regiones más afectadas por los fuegos.
Estos fuegos han acabado de forma directa con la vida de al menos 50 personas y han dejado sin hogar a otras 3.500 en 22 regiones del país. El impacto económico de los incendios se estima en unos 15.000 millones de dólares.