Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ayuda humanitaria se intensifica...pero no evita el éxodo de los haitianos

La población haitiana, desesperada por huirCuatro/CNN+
Nueve días después del devastador seísmo que azotó Haití, la ayuda humanitaria comienza a llegar en gran medida a los haitianos. El secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes, ha confirmado que la ayuda humanitaria fluye mejor hacia los afectados por el terremoto y que en estos últimos días se ha perfeccionado la distribución de alimentos y agua.
En este sentido, la ONU cifra en 250.000 las personas a las que el Programa Mundial de Alimentos (PAM) ha asistido en los últimos días, a la espera de que el número siga aumentando.
Holmes ha asegurado que las operaciones internacionales en el país caribeño se centran ya en el reparto de la ayuda, pese a que continúan algunas operaciones puntuales de búsqueda y rescate de posibles supervivientes.
"Los bancos comenzarán a operar el jueves, el aeropuerto está trabajando mejor y más de 2.000 miembros de la policía haitiana han regresado a sus labores, tras recuperarse del impacto que ellos y sus familias sufrieron", explicó, en declaraciones recogidas por el Centro de Noticias de la ONU.
No obstante, ha subrayado que aún persisten dificultades graves en la atención médica, ya que los pocos efectivos sanitarios se ven sobrepasados por la cantidad de gente que necesita asistencia o incluso operaciones quirúrgicas.
La gente huye del "infierno"
Sin embargo, estos avances no evitan que decenas de miles de haitianos intenten huir cada día de Puerto Príncipe a causa del hambre, la miseria y la violencia que se continúa viviendo en la capital desde el terremoto.
La mayoría de ellos regresan a su lugar de procedencia, junto a su familia, "allí al menos podemos cultivar nuestros alimentos", declaró una joven madre de familia.
Familias enteras se amontonan en los autobuses para sufrir recorridos de hasta seis horas de duración y cargando con los pocos enseres que han podido salvar.
Otros muchos haitianos intentan escapar a la República Dominicana, pero les está resultando muy difícil cruzar la frontera, debido a que los marines estadounidenses se han colocado en la frontera para evitar una estampida.