Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una huelga del sector servicios paraliza Grecia

El BCE sitúa el precio oficial del dinero en el uno por cientoCNN+
Los trabajadores del sector público de Grecia efectúan una huelga este miércoles en la que pondrán a prueba, por primera vez, el compromiso del Gobierno de cumplir con sus planes de austeridad para controlar la deuda que afecta a la zona euro.
La huelga, de 24 horas de duración, llevará a la suspensión de vuelos, el cierre de oficinas gubernamentales y escuelas y dejará a hospitales públicos sólo con personal de emergencia, un día antes de que los líderes de la UE discutan el tema griego en una cumbre económica especial en Bruselas.
Inversores, agencias clasificadoras de riesgo y expertos en política de la Unión Europea observarán la huelga y la respuesta del Gobierno. Los convocantes han advertido que Grecia no recibirá ningún apoyo gratis y han instado al Gobierno a mantenerse firme.
Los sindicatos se oponen a los planes para congelar los sueldos del sector público, reducir los bonos adicionales que muchos griegos reciben además de su sueldo base y reemplazar sólo a uno de cada dos funcionarios que dejen el servicio civil. Además, dicen que las reformas tributarias, que también forman parte del plan apoyado por la UE para fortalecer las finanzas griegas, perjudicarán a los pobres.
Contra el método no contra el objetivo
La huelga se da un día después de que el Gobierno socialista anunciase nuevas medidas para reducir aún más los gastos en sueldos en el sector público y aumentar los impuestos, desafiando a los sindicatos con planes que permitirán al Estado ahorrar cerca de 800 millones de euros (unos 1.100 millones de dólares) este año.
"Habían prometido que pagarían los ricos, pero en cambio le están quitando el dinero a los pobres", ha dicho Ilias Iliopoulos, secretario general del sindicato del sector público ADEDY. "Esta es la política contra la que estamos luchando, no el esfuerzo por salir de la crisis", ha agregado.
ADEDY, que representa a medio millón de trabajadores, afirmó el martes que posiblemente se sumaría a una huelga del sector público del 24 de febrero o que realizaría otro paro en marzo. Los funcionarios de aduanas y el servicio de recogida de impuestos han convocado huelgas para febrero y los agricultores han estado bloqueando caminos y la frontera con Bulgaria desde mediados de enero, aumentando con ello la presión sobre el Gobierno.
Disturbios en las calles
Agentes antidisturbios griegos han empleado gases lacrimógenos para dispersar a las decenas de manifestantes que se habían congregado en el centro de Atenas coincidiendo con la huelga de 24 horas convocada por los funcionarios contra las medidas de austeridad del Gobierno.
"Los agentes lanzaron gases lacrimógenos cuando los basureros intentaron romper con sus camiones el control policial para sumirse a la marcha principal", ha explicado un oficial de Policía precisando que algunos de ellos respondieron lanzando piedras, pero el incidente quedó rápidamente contenido.